Capitanich

Era "muy difícil" prevenir los desmanes del centro

Sobre los incidentes en los festejos "Xeneizes"
viernes, 13 de diciembre de 2013 00:00
viernes, 13 de diciembre de 2013 00:00

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, dijo que el Estado no tiene la posibilidad de realizarles controles de alcoholemia a todas las personas que transitan por la 9 de Julio

"Es muy difícil hacer un control de alcoholemia a todas las personas que se desplazan. Hechos vandálicos de esta naturaleza no pueden ser contemplados por los sistemas preventivos de la Ciudad", aseguró el jefe de Gabinete Jorge Capitanich en conferencia de prensa.

De ese modo se refirió a los incidentes sucedidos ayer en el centro porteño durante una movilización de simpatizantes de Boca que celebraban el Día del Hincha. Hechos vandálicos similares se habían registrado un año atrás, el 12 de diciembre de 2012, fecha que los xeneizes eligieron para salir a la calle y reivindicar su fanatismo.

Pese a estos antecedentes de público conocimiento, el jefe de ministros aseguró que para el Gobierno "es muy difícil prevenir desmanes todo el tiempo" y resaltó que el esfuerzo que realizan a diario para prevenir delitos es muy grande. 

Capitanich se quejó, además, por la ausencia de efectivos de la Policía Metropolitana, que también tiene potestad para actuar en la Ciudad de Buenos Aires. "Es el único ámbito compartido por la Policía Federal y la Metropolitana. En este caso la única que intervino fue la Federal. Hemos tenido que actuar porque hubo ausencia de otras fuerzas y porque se dieron desmanes de esta naturaleza", desarrolló.

Miles de "simpatizantes" de Boca se autoconvocaron ayer en el Obelisco. La cita derivó en severos incidentes que se extendieron hasta las primeras horas de la noche. El SAME trasladó a 16 heridos, uno de ellos en grave estado por un fuerte golpe en la cabeza.

Esta mañana, el jefe de Gabinete de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, recorrió el centro porteño y admitió que la presencia de más efectivos policiales podría haber desalentado los incidentes. Y el presidente de Boca, Daniel Angelici, prometió que el próximo año buscarán alternativas para que el festejo se realice en otro escenario.

Fuente: InfoBAE 

Comentarios