La víctima tenía 5 años y también fue abusada

No hubo dónde contener al menor acusado de asesinar a una nena

Hace un par de meses lo habían enviado al Instituto de Menores de Santa Rosa, pero fue rechazado.
sábado, 14 de diciembre de 2013 00:00
sábado, 14 de diciembre de 2013 00:00

La causa que investiga el asesinato de una nena de 5 años en manos de un tío de apenas 15, quien antes de ultimarla la abusó sexualmente, estaba a punto de pasar a manos de la Justicia de Menores de Belén y el lunes se le tomaría testimonio al presunto autor por el hecho. Se pudo conocer, además, que a causa de su edad no existía ningún instituto o lugar donde contenerlo y abordarlo multidisciplinariamente.
Si bien la ley lo declara inimputable por tener 15 años, el magistrado Carlos Moreno se entrevistará el lunes con el adolescente a los fines de dilucidar las circunstancias en las que se cometió el luctuoso episodio. De todas formas, desde el momento de la investigación preliminar que realizó el fiscal de Belén Jorge Flores cuando se produjo el hallazgo del cuerpo, serían pocas las dudas respecto a la autoría del mismo.
La audiencia con el juez de menores no será entonces a los fines de procesarlo, sino para tener una visión más acabada de cómo ocurrió todo. En este sentido, fuentes policiales aseguran que el menor relata lo sucedido como si se tratara de un hecho menor, de una nimiedad.

Problemas

El menor, de acuerdo con los informes médicos realizados con anterioridad por encargo de la justicia, posee un leve retraso mental y proviene de una familia que vive en la indigencia y el hacinamiento, en un domicilio que no tiene siquiera electricidad. Sin instrucción, el adolescente recién fue escolarizado por una orden judicial.
En el año 2011, cuando tenía 13 años, fue denunciado por haberle realizado tocamientos a la misma menor, a la que ahora le habría quitado la vida. En esa ocasión, el juez Moreno ordenó que el menor deje el hogar y lo puso bajo la tutela de un abuelo. Sin embargo, al poco tiempo, el joven le robó dinero al mismo y huyó del domicilio. Posteriormente, se lo puso a cargo de su padre, pero a causa de los severos problemas de alcoholismo que éste tenía, un par de meses después quedó bajo el cuidado de una abuela de crianza.
En todo ese tiempo, el adolescente tuvo problemas por diversos hechos de raterismo, como ser el robo de gallinas o del dinero del abuelo para comprarse un celular.

Internación fallida

A causa de los últimos incidentes que protagonizó, en el mes de octubre el juez de menores resolvió que el mismo sea internado por dos meses en el Instituto de Menores de Santa Rosa. El traslado se concretó pero, al llegar a esta capital, se rechazó el ingreso del joven debido a una disposición que indicaba que solamente se podía albergar a los que tuvieran edades entre los 16 y 17 años, es decir, que sí puedan ser punibles. Es por ello que, a falta de una institución en la provincia que pueda albergarlo, el joven regresó a su domicilio con su madre y todos sus parientes. Dos meses después, volvió a atacar a su sobrina como lo hizo anteriormente, sólo que esta vez la habría accedido carnalmente y luego la asfixió.

Comentarios