Estaba semidesnuda bajo una alcantarilla

El peor desenlace: encontraron a Keyla sin vida en un descampado

Su familia la buscaba desde la mañana del sábado, ocasión en que la mandaron a comprar el pan y nunca regresó.
martes, 17 de diciembre de 2013 00:00
martes, 17 de diciembre de 2013 00:00

La desesperada búsqueda de la menor Keyla Luján Reinoso (13), quien faltaba de su hogar en Fiambalá desde el sábado, culminó de la peor manera cuando ayer en horas de la siesta se encontró su cuerpo sin vida tirado en una alcantarilla a la vera de la ruta nacional Nº 60. Hasta el cierre de esta edición aún no se conocía a ciencia cierta si se trató de un homicidio, aunque por las características y el lugar del hallazgo, hay serias sospechas de una muerte violenta.
El episodio ocurrió minutos antes de las 15, horario en que trabajadores de una empresa privada que se dedica al mantenimiento de la ruta se disponía a realizar sus labores en barricadas y alcantarillas. Allí divisaron el cadáver de una persona de corta edad. El lugar preciso es en el kilómetro 1.388 de la mencionada ruta, a la altura del paraje Guanchín, distante a unos 25 kilómetros de la localidad tinogasteña de Fiambalá.
Los empleados dieron aviso de inmediato a personal de Defensa Civil que se encontraba en las cercanías realizando rastrillajes en busca del paradero de Keyla. A partir de allí, se puso en conocimiento a la policía y la fiscal de la Quinta Circunscripción Judicial, Silvia Álvarez.
Momentos más tarde, en diálogo con la prensa local, el comisario Javier Navarro señaló que el área fue perimetrada de inmediato y se colocó personal policial a los fines de preservar el escenario hasta el arribo de la comitiva de peritos criminalísticos ordenados por la fiscal, los cuales partieron desde esta capital.
“Se convocó a personal de homicidios, personal médico forense y peritos de criminalística. Se tomó la medida de preservar el lugar, tal como lo dispone el correspondiente protocolo de la Secretaría de Seguridad. Hasta el momento, desconocemos si se trata de un homicidio, a la distancia no podemos descartar nada”, fueron las palabras del uniformado.
Lo primero que deberán intentar determinar los especialistas forenses será la fecha aproximada en la que la joven perdió la vida.

Muerte violenta

Si bien los voceros oficiales evitaron sacar conclusiones hasta poder reunirse con los peritos en el lugar donde se encontraba el cuerpo, hasta el cierre de esta edición, se pudo conocer que la pequeña se encontraba boca abajo y semidesnuda, con el pantalón bajado. Además, existirían indicios de golpes. Todos estos elementos dan a pensar que se trató de un hecho de violencia.
La noticia fue recibida con profundo dolor por parte de sus familiares, quienes señalaron que no descansaban desde el sábado, ocasión en que la joven Keyla salió de compras y no regresó. Según expresaron fuentes a El Esquiú.com, existirían sospechas sobre un vecino que posee una camioneta, que ya fue sorprendido en oportunidades anteriores en que acercó a la niña hasta la escuela en el vehículo.
De todas maneras no había arrestados hasta anoche, ya que la fiscal reside en la ciudad de Tinogasta y se encontraba viajando, al igual que los peritos, hacia el paraje Guanchín.

Búsqueda desesperada

Keyla había sido mandada por su mamá a realizar las compras durante la mañana del sábado. La menor salió de su humilde domicilio ubicado en el barrio Entre Ríos, donde vivía junto a sus padres y sus dos hermanitos menores. Al mediodía, dos horas después de su partida, la jovencita no regresaba y encendió la alarma en su mamá, Marilyn Reinoso, quien enfrentó la desesperación al ir a buscarla al negocio al que la envió y desde allí le informaron que su hija nunca había llegado por el lugar.
Su madre indicó que se encontraba muy preocupada, ya que la noche anterior habían tenido una discusión. Los vecinos del barrio, entrevistados luego por la policía, no pudieron aportar ningún dato valioso que ayude a dar con el paradero de Keyla. De acuerdo a lo que expresaban sus familiares, la menor no tenía ningún antecedente de fuga de su hogar. “No entiendo cómo nadie vio nada, no puede ser”, dijo su madre.

Comentarios

Otras Noticias