La víctima tenía 13 años

Condenan a 9 años de prisión al remisero que violó a la menor

El hombre manejaba un coche de alquiler y la engañó para llevarla a un descampado. El fiscal había pedido 11 años de cárcel.
martes, 3 de diciembre de 2013 00:00
martes, 3 de diciembre de 2013 00:00

Mario Ricardo Nieva fue declarado culpable del delito de “abuso sexual con acceso carnal” y condenado a purgar una pena de 9 años de prisión de cumplimiento efectivo. El delito que cometió fue en perjuicio de una menor de tan sólo 13 años a la que, engañándola, llevó hasta un descampado para abusar sexualmente de ella el 10 de diciembre de 2011.
Cabe destacar que el fiscal de la Cámara Penal Nº1 Jorge Silva Molina había solicitado, en sus alegatos finales, que la condena para el remisero sea de 11 años de cárcel.
Es que a lo largo del debate, que se llevó a cabo a puertas cerradas por tratarse de un delito de índole privada, quedó comprobado que el remisero, en el momento de los hechos, de 39 años, encontró a la pequeña cliente en la calle y ésta le solicitó que la lleve hasta la casa de su abuela, un domicilio ubicado en San Isidro, Valle Viejo.

Engaño y abuso

El conductor del coche de alquiler se dirigió en sentido a la dirección que la menor le había pedido pero, en determinado momento, se desvió de ese destino y llevó a la niña hasta un descampado ubicado en inmediaciones de la circunvalación de la ruta Nº 38 y allí abusó sexualmente de ella.
En el transcurso de las audiencias trascendió que la menor había rasguñado a Nieva en el pecho y los antebrazos, tratando desesperadamente de defenderse; pero no le fue posible resguardarse del ataque sexual del pervertido que, de igual forma, cometió el abuso.
La niña finalmente llegó a la casa de su abuela y guardó silencio en un primer momento a causa del shock nervioso del que era presa, pero más tarde les contó todo a sus progenitores, quienes denunciaron al remisero, que fue identificado en rueda de reconocimiento por la jovencita.
Asimismo, fuentes judiciales dieron a conocer que un análisis de ADN que se realizó cotejando las muestras de semen halladas en la víctima y las muestras extraídas al imputado coincidían, prueba que incriminaba de manera definitiva al remisero.

Comentarios

Otras Noticias