Inseguridad

La asaltó, le desfiguró la cara y trató de violarla para llevarse sólo $100

Una mujer había visto al delincuente y llamó al 911, 20 minutos antes de que el sujeto cometa el asalto. Fue detenido por vecinos.
lunes, 30 de diciembre de 2013 00:00
lunes, 30 de diciembre de 2013 00:00

Un delincuente asaltó a una mujer en su casa, forzando su ingreso, para desfigurarle la cara a golpes de puño y usando un arma blanca. Cuando trataba de violarla, y ya la había despojado de sus ropas, llegó una vecina, por lo que huyó llevando consigo un magro botín: $100 y un celular.
Todo sucedió cerca de las 7.30 de la mañana de ayer, cuando el individuo, que posteriormente fue identificado como Claudio “Gallo” Sosa, rompió una ventana de la casa de la familia Luna, ubicada en Sigfrido Schunck al 1200, en el barrio Achachay, a tan sólo metros de la avenida Del Pino, en el Oeste de la ciudad.
Allí se encontraba sola la dueña de casa, Karina Valenzuela de Luna, a quien Sosa atacó propinándole violentos golpes en el rostro y amenazándola con un cuchillo, con el que posteriormente le efectuó un gran corte en la frente y otro en la comisura de los labios, dejándola virtualmente desfigurada, según el relato que dio a conocer a El Esquiú.com la vecina que acudió a la casa de la mujer, en el momento en que el delincuente estaba a punto de someterla a sus bajos instintos.
Al escuchar que afuera de la casa había movimiento de personas, y que esta vecina estaba ingresando al inmueble, el sujeto salió corriendo, llevándose consigo el escaso botín que consiguió tras revolver todas las pertenencias de la familia.

Persecución

Luego del cruento episodio que concluyó con el ama de casa hospitalizada y en un total estado de shock, Sosa trató de huir, pero fue seguido por algunos de los vecinos de la víctima que ya estaban alertados de su presencia. A uno de ellos trató de engañarlo, ya que al pasar corriendo gritaba “hubo un asalto”, y señalaba a la casa en la que él mismo acababa de cometer el ilícito. De todas maneras, fue capturado por dos ocasionales motociclistas que se encontraban en la zona, una vez que arribaron los efectivos policiales.
Entre sus prendas de vestir, los uniformados hallaron los $100, el celular y el control remoto de un LCD que, al no poder llevarse consigo, Sosa tiró al piso mientras revolvía la casa. Las actuaciones se labraron en la U. J. Nº 6, mientras que el ladrón quedó alojado en la dependencia policial a disposición del fiscal de Delitos Criminales.

“Tierra de nadie”

Según explicó a este diario una vecina de la víctima, propietaria de un negocio que da a la avenida mencionada, justo frente al Corralón Prevedello, cerca de las 7.20 de la mañana había visto a Sosa en la esquina y lo había reconocido, ya que, de acuerdo a las palabras de la mujer, es un delincuente reconocido en la zona.
Julieta de Furque se acercó al malviviente y le dijo que se vaya; ingresó al negocio y llamó al 911 y al personal del corralón para que estén atentos a sus movimientos. Esto, sin embargo, no fue suficiente, ya que ningún agente acudió y cuando regresó de hacer las compras para su local comercial, vio al delincuente en fuga y salió a perseguirlo. “Llegué y me dijeron que había ocurrido un asalto y pregunté de qué color era la ropa que llevaba. Cuando me dijeron que era negra, dije, ‘ese es el Gallo Sosa’ y salí a perseguirlo en mi auto”.
La mujer explicó que justamente pudo ver a dos vecinos que estaban circulando en moto por la zona, y les pudo dar aviso para que se sumaran a la persecución del delincuente. Ellos, precisamente, fueron los que lo atraparon y lo redujeron, manteniéndolo sujeto en la esquina de la avenida Antonio del Pino y Ahumada y Barros hasta que llegó personal de la comisaría Sexta y pudo trasladarlo a esas dependencias policiales. “Esto se podría haber evitado porque yo avisé a la policía, pero no vinieron. A ella casi la matan para robarle. Esto es un desastre”.
Furque, asimismo, dio a conocer que es lamentable la seguridad en la zona y que cada vecino debe colocar cámaras de seguridad para protegerse. “Yo tengo 8 cámaras de seguridad y de todas formas me robaron el perro días pasados. Aunque tengo todo filmado, nadie hizo nada. Esto es tierra de nadie”, se quejó.

Comentarios

Otras Noticias