Por homicidio

Declararon más testigos en el juicio por el dueño del bar

viernes, 6 de diciembre de 2013 00:00
viernes, 6 de diciembre de 2013 00:00

En ámbitos de la Cámara Penal Nº2, siguió desarrollándose ayer el juicio contra Gustavo Federico Sánchez, quien responde por el homicidio de Ramón Flores, ocurrido en marzo pasado, durante una noche de exceso de alcohol, dentro del bar que este último poseía.
En la mencionada audiencia declaró la enfermera que asistió a Sánchez en los momentos posteriores al homicidio, quien certificó que el mismo presentaba una cortadura en una de sus cejas, lo que indica que había recibido una herida de arma blanca.
Asimismo, prestaron declaración la psicóloga y la psiquiatra que evaluaron al imputado, quienes atestiguaron sobre su estado psíquico, asegurando que el sindicado por la muerte ocurrida en el bar “El León” no fabula y es coherente en el relato de sus dichos, aunque presenta algunos rasgos disfuncionales de la personalidad.
Cabe recordar que Sánchez y Flores compartían con la novia del primero y el cocinero del bar, de apellido Ramírez Lorca, una ronda de bebidas alcohólicas, cuando todo se salió de control.
Esa noche del 16 de marzo, Sánchez descubrió a su novia, Marta Pérez, en la cocina con Flores, mientras estaban a punto de mantener relaciones sexuales.
Allí se produjo una pelea entre ambos, que concluyó con Flores degollado con uno de los cuchillos de carnicero que se encontraban en la cocina en la que se desarrolló la pelea. La joven, a su vez, tenía heridas en la cara, brazos y en uno de sus glúteos.

Comentarios