Los daños colaterales del reclamo salarial

Comerciantes saqueados estiman pérdidas por medio millón de pesos

Varios comercios se vieron afectados por grupos de oportunistas que se llevaron elementos de valor. Hay once detenidos.
sábado, 7 de diciembre de 2013 00:00
sábado, 7 de diciembre de 2013 00:00

Damnificados por los saqueos ocurridos entre la tarde del viernes y la noche del sábado calcularon las pérdidas en alrededor de 455.000 pesos, sin contar que tuvieron que permanecer dos jornadas a puertas cerradas. El extenso reclamo salarial de la policía mantuvo en vilo ayer a la ciudad y aunque se montaron guardias sobre gran cantidad de locales -especialmente supermercados-, se registraron varios hechos delictivos.
Quien padeció el peor de los ilícitos fue Claudia Visñovezky, propietaria de “Hidrógeno”, un local de venta de indumentaria ubicado en la esquina de Chacabuco y Rivadavia. En diálogo con El Esquiú.com, explicó el calvario que le tocó vivir: “Nos enteramos que había problemas con la policía así que cerramos y llamamos a un custodio personal […] Estuvimos todo el tiempo en el negocio. Aproximadamente 15 personas con piedras inmensas rompieron todas las vidrieras. Me robaron el 80 por ciento de la mercadería”.
Visñovezky hizo hincapié en el grado de vandalismo que sufrió el negocio: “Arrasaron con todo, hasta los maniquíes se llevaban, los alzamos de la calle después”. En cuanto a las pérdidas materiales, dijo que “estamos calculando, pero estimamos unos 300.000 pesos entre vidriera y ropa. Habíamos traído muchas cosas porque se cobraba y es época de fiestas de egresados y de fin de año. En dos minutos me destrozaron todo”.
Según lo explicó, el momento en el que quedó desprotegida fue cuando se produjeron los incidentes en Casa de Gobierno entre Gendarmería y Policía. No obstante, por este episodio sumado a la rotura de vidrieras y robo en la tienda “Stone Surf”, ubicado a una cuadra de distancia, se logró la aprehensión de 9 personas, 3 de ellas menores de edad.

Tristeza y comprensión

En la anterior edición de este matutino, se publicó la triste historia de Leticia Bertazzo, la dueña de “Estás Condenada”, un humilde local de ropa ubicado en Sánchez Oviedo 437. La mujer padece una severa enfermedad y logró montar el negocio luego de años de trabajar como vendedora ambulante.
“Uno se rompe el alma laburando, tengo una enfermedad grave y no quiero irme del mundo sin dejarle algo a mis hijas, el local era para que ellas puedan vivir el día de mañana. El lunes voy a ir a Casa de Gobierno para ver si me pueden dar algún tipo de respuesta porque me dejaron sin nada”, expresó. “Entre la rotura de vidrios, mostrador y todo lo que se llevaron, perdí una inversión de unos 75.000 pesos”, señaló consultada por este medio.
De todos modos Letizia, hermana de policías, se solidarizó con los agentes policiales: “Tengo hermanos que son policías y es un trabajo muy sufrido, viven bajo presión de la sociedad, de sus jefes, de todo el mundo. Trabajan muchas horas y pueden ser golpeados por los delincuentes, pero no les pueden devolver porque los arrestan”.

Estrella

En el supermercado chino “Estrella”, también ubicado en Sánchez Oviedo pero al 1066, un grupo de aproximadamente 25 personas irrumpió violentamente y se llevó todo lo que tuvieron a mano. Ocurrió alrededor de las 20.30, según comentó su propietaria, Tina Wang a este medio. Los saqueadores rompieron el ingreso con una maza y se abalanzaron sobre los comestibles, pero pusieron énfasis en las bebidas alcohólicas. Del sector de carnicería, se llevaron una media res completa.
Wang señaló que si bien tienen cámaras de seguridad, se llevaron el monitor de las mismas. Además, rompieron balanzas y la puerta de la cámara de frío. Finalmente, estimó las pérdidas en 50.000 pesos, más otros 5.000 que se llevaron de la caja registradora. Ayer, el local funcionaba con custodia policial.

MegaCar

A la 1.30 del sábado, cuatro delincuentes en dos motos a cara descubierta, arrojaron piedras contra la vidriera de MegaCar, un local de repuestos de automotor ubicado en avenida Presidente Castillo al 1755. Lograron apoderarse de llantas, neumáticos y un monitor. “Perdimos unos 25.000 pesos, había ruedas tiradas en la avenida”, dijo el propietario Marcelo Martín mientras colocaba rejas al frente del negocio.
 

Comentarios

Otras Noticias