Crimen de Santos Lugares

Creen que asesinó a su novia porque estaba embarazada de otro

El fiscal de la causa espera el resultado de la autopsia para saber si la adolescente de 16 años esperaba un bebé.
viernes, 1 de febrero de 2013 00:00
viernes, 1 de febrero de 2013 00:00

Los investigadores del crimen de la chica de 16 años, asesinada el miércoles a golpes en la localidad de Santos Lugares, creen que el novio la mató luego de que ella le dijera que esperaba un bebé de otro hombre. El sospechoso fue detenido el miércoles a la noche horas después de confesar el homicidio por SMS al hermano de la víctima,
Si bien ayer el fiscal Marcelo Segarra, titular de la UFI 7 de San Martín, explicó a Tiempo Argentino que esperaba los resultados de la autopsia para constatar el embarazo de Micaela Lucila Peña, extraoficialmente trascendió que la joven cursaba el segundo mes de gestación.
Fuentes policiales indicaron ayer que más allá de que el imputado, Brian Alberto Garay, de 19 años, le había mandado un mensaje de texto al hermano de Peña que decía "maté a tu hermana", cuando fue detenido confesó ante los efectivos que la había matado porque ella le reconoció que estaba viendo a otro hombre.
"El sospechoso dijo que la convenció para salir a juntar cartones y que la mató cuando la chica le confirmó que estaba embarazada de otra persona de su entorno", reveló una fuente policial.
El vocero, además, señaló que "ese presunto embarazo de dos meses había producido un quiebre en la relación y él estaba obsesionado en saber de quién era el bebé".
Por otro lado, se conoció otro mensaje de texto que complica al acusado: le había enviado una amiga: "Me mandé una macana con Micaela. Nos vamos a Gualeguaychú."
La confesión informal que realizó ante la policía no tiene valor judicial, y ayer cuando el imputado fue llevado a prestar declaración indagatoria ante el fiscal Segarra, se negó a declarar, por lo que permanecerá detenido.
"Brian Garay se negó a declarar por consejo de su abogado. Por el momento está aprehendido con pedido detención, el cual será resuelto mañana (por hoy viernes) por el juez de instrucción de la causa”, comentó ayer el fiscal.
Más allá de no tener aún la confirmación del embarazo de la joven, Segarra consideró que se trató de un femicidio y explicó que la víctima "era una chica de 16 años, aunque parecía mucho más grande, casi de 30. Es gente muy humilde. Ella tenía una relación de mucho tiempo con él y aparentemente la mató por un tema de celos."
En ese sentido, el fiscal planea imputar a Garay por el delito de homicidio calificado por el vínculo, que prevé una pena de prisión perpetua.
El hecho fue descubierto alrededor de las 9 del miércoles, cuando el cuerpo de Peña fue encontrado cerca de las vías del ferrocarril San Martín, a la altura de la calle Gómez Ansa, a unas cuatro cuadras de la estación de la localidad de Santos Lugares, partido de Tres de Febrero.
Cuando los agentes de la comisaría local llegaron al lugar donde estaba el cadáver constataron que la víctima había sido asesinada al recibir un fuerte golpe en la cabeza.
Fuentes de la investigación indicaron que al ser revisada por peritos médicos estos determinaron que la causa de muerte fue por aplastamiento de cráneo producido por un elemento contundente –sería un adoquín– y que la víctima llevaba unas dos horas muerta antes del descubrimiento el cuerpo.
Al lugar del crimen llegó también el hermano de Peña, quien identificó el cadáver y orientó la investigación hacía el novio al exhibir el SMS en el que Garay confesaba el asesinato.
Con estos datos, los efectivos de la DDI de San Martín, detuvieron al sospechoso alrededor de las 21.50 del miércoles en la casa de la madre, ubicada en el barrio Toro de la localidad de Derqui, en el partido de Pilar. «



la reforma del código penal
El joven que está preso por el crimen de su novia quedó acusado de homicidio agravado por el vínculo, que prevé una pena de prisión perpetua, por la nueva ley que incorporó la figura del femicidio y permite imputar ese delito a quienes maten a su actual o ex pareja por más de que no estén casados.
En su antigua redacción, el artículo 80 del Código Penal, que contempla el homicidio agravado por el vínculo, castigaba con prisión o reclusión perpetua a quien matare a su ascendiente (padre-madre), descendiente (hijo) o cónyuge, es decir, que había que estar formalmente casado para poder aplicar ese agravante en los crímenes de pareja.
Ahora, la Ley 26.791, sancionada por el Congreso Nacional el 14 de noviembre y promulgada un mes después, establece que alcanza con tener o haber tenido una relación de pareja (noviazgo, concubinato) para que se aplique el agravante. En el nuevo artículo 80 del código, se reformó el inciso primero donde ahora se establece que se impondrá prisión o reclusión perpetua al que matare "a su ascendiente, descendiente, cónyuge o ex cónyuge.

Fuente: Tiempo Argentino

Comentarios

Otras Noticias