Vecinos redujeron, desarmaron y maniataron a violento asaltante

El joven entró amenazándolos con un arma para robar y terminó atado en el piso.
viernes, 01 de febrero de 2013 00:00
viernes, 01 de febrero de 2013 00:00

Los integrantes de la cooperativa Fuerza del Sur se convirtieron en involuntarios justicieros por mano propia cuando se tuvieron que enfrentar con un asaltante que a punta de pistola pretendía robarles el dinero de la paga mensual. El ladrón -que luego fue identificado como Diego Rodrigo Galván-, lejos de alzarse con el botín junto a su cómplice, terminó golpeado fuertemente por los vecinos, que lo desarmaron y maniataron antes de la llegada de la policía.
Una vez en el piso, los vecinos le sacaron fotos para exponerlo en los medios de comunicación. Todo sucedió ayer cuando cerca de las 16, en el Salón de Usos Múltiples del barrio San Antonio Sur, se estaba efectuando el pago a los cooperativistas.
Éstos relataron a El Esquiú.com que sólo faltaba pagarle a unas siete personas cuando hizo su ingreso al edificio un joven con un arma en la mano, que les exigía que le entregaran todo el dinero.
El malviviente apuntó con el arma directamente a la cabeza de la tesorera de la cooperativa, Lucrecia de López, e hizo lo mismo con dos menores que se encontraban en el lugar, uno de once y otro de tan sólo tres años.
Ante la atemorizante amenaza, la mujer le hizo entrega del dinero al asaltante, que se subió a una motocicleta donde lo esperaba un cómplica e intentó huir.
Pero lo que los melhechores sin dudas no esperaban es que uno de los vecinos del lugar, precisamente el marido de la tesorera, Ricardo López, trataría de impedir que se saliera con la suya.
El hombre, al escuchar los gritos de las mujeres provenientes del SUM, llegó al lugar y al ver a los asaltantes tratando de huir, tomó al acompañante desde atrás volteándolo de la motocicleta.
El malviviente trató de defenderse e intentó disparar el arma de fuego, pero, según el relato de los vecinos, “se puso nervioso y no le salían los disparos. Se le caían las balas al piso”, explicaron los testigos de la violenta escena.
Es así que el caco forcejeó por varios minutos con López, en los que logró asestarle un culatazo en la frente, lo que le produjo gran pérdida de sangre.
Al ver lo que estaba pasando y notar que se hallaba en inferioridad de condiciones, el cómplice del joven armado huyó en la moto, dejando a su compañero tendido en el piso, donde los vecinos, que se acercaron desde el SUM y casas aledañas, comenzaron a propinarle golpes de todo tipo.
Posteriormente decidieron atar con un cable al muchacho y aprovecharon la oportunidad para sacarle fotos, una de las cuales le entregaron a nuestro medio para exponer al ladrón, a quien identificaron como “El Pelao”. Posteriormente, fuentes policiales indicaron que se trataba de Diego Rodrigo Galván.
Personal de la comisaría Novena se hizo presente en el lugar cuando el joven de 26 años ya estaba en el piso y había sido reducido por los vecinos.
Allí los uniformados recuperaron el dinero que el ladrón pretendía llevarse y el arma utilizada en el frustrado asalto, una pistola calibre 38 con municiones.
Asimismo, los vecinos radicaron la denuncia en la Unidad Judicial Nº9.
Fuentes policiales indicaron que una ambulancia del SAME fue convocada para asistir a los vecinos involucrados en el traumático hecho, ya que no solamente López presentaba un fuerte sangrado, sino que varias mujeres habían sufrido descompensaciones, especialmente al ver cómo los niños eran encañonados por el delincuente.
 

Comentarios

Otras Noticias