La menor fue encontrada en una plaza cercana

Desesperada búsqueda de una madre genera cuantiosos gastos a la policía

La policía realizó 400 registros domiciliarios y rastrillajes para dar con la menor de 15 años que se fue de su casa el miércoles.
sábado, 16 de febrero de 2013 00:00
sábado, 16 de febrero de 2013 00:00

La búsqueda de la adolescente de 15 años por familiares, amigos y sobre todo la policía, culminó ayer a la siesta con un final feliz, no sin antes causar grandes gastos a causa del amplio despliegue policial.
La joven, de apellido Moreno, se fue de su casa ubicada en el barrio San Antonio Sur el miércoles en horas de la siesta sin ser detectada por su madre, quien en esos momentos se encontraba trabajando. La menor tenía que ir a la escuela a averiguar sobre las materias que debía rendir en los próximos días, pero llegada la noche no regresó.
Cerca de las 21, su madre radicó ante la Unidad Judicial Nº9 la pertinente denuncia por la de-saparición de la menor, en vista de que no tenía ninguna noticia sobre su paradero. En virtud de ello, El Esquiú.com publicó una nota con los datos de la niña a los fines de colaborar con la búsqueda. A partir de allí comenzó un robusto operativo a los fines de dar con ella.
Según datos suministrados por la oficina de Relaciones Institucionales de la Policía provincial, se realizaron 400 registros domiciliarios en los barrios San Antonio Sur, Alcira Sur, CGT y otros de la jurisdicción.
Se registraron además otros domicilios donde se sospechaba que podía estar, pero sin obtener resultados positivos.
A los fines de tener más probabilidades de éxito, trabajaron en el operativo 80 efectivos, recargando personal que se encontraba de franco. Trabajaron efectivos de comisaría Novena, Unidad Judicial Novena, Grupo GER y Policía Montada. Además, personal de Investigaciones mantuvo diálogo con compañeras de escuela de la niña.
María Moreno, la madre de la menor, dialogó con este matutino e indicó que se encontraba desesperada y no sabía qué hacer. La mujer indicó que no había advertido ninguna situación extraña con anterioridad y que si bien no tenía total certeza, su hija no tenía novio.
Por la red social Facebook también se emitieron cadenas con la imagen de la adolescente. Incluso los vecinos de Moreno intentaron sin éxito organizar una manifestación hacia Casa de Gobierno a los fines de que la búsqueda lograra mayor exposición.
Finalmente, ayer a las 16.20, personal policial divisó a la menor en cercanías de la plaza de su barrio, entre los lotes “T” y “J” del San Antonio Sur, en compañía de otra joven, tras lo cual se dio aviso a su madre.

Restos óseos

Momentos de tensión se dieron cuando pasadas las 7 de la mañana un efectivo de comisaría Novena que hacía rastrillajes en un descampado ubicado entre el barrio Bancario y Almirante Brown divisó un perro tironeando una lona de pileta con lo que parecían ser restos óseos.
Rápidamente pidió una pala a un grupo de obreros de una construcción cercana y luego de excavar unos dos metros, descubrió varios huesos que en un principio se pensó que podían pertenecer a un ser humano.
De inmediato se convocó a la División Homicidios, cuyos peritos delimitaron la zona y extrajeron muestras. Por momentos se pensó en la tragedia, ya que al lado del hallazgo se encontró un rimmel de mujer, pero pasada la media mañana se conoció que los huesos tendrían procedencia animal. Además, estimaciones no profesionales daban cuenta de que los huesos ya llevarían varios meses enterrados en el lugar, dándole un alivio a la consternada familia de la menor que estaba pendiente de la información periodística. Hasta ese entonces, se había convocado una retroexcavadora para desenterrar todos los restos del extraño hallazgo, cuyas muestras se enviaron para exámenes de laboratorio.
 

Comentarios

Otras Noticias