Atentado suicida en Turquía contra la embajada de EE.UU.

Murieron un policía turco y el atacante.
sábado, 02 de febrero de 2013 00:00
sábado, 02 de febrero de 2013 00:00

Un terrorista suicida se detonó ayer a las puertas de la embajada de EE.UU. en Ankara, la capital de Turquía, causando su muerte y la de un guardia local. Una conocida periodista turca, quien ingresaba al edificio en el instante de la explosión para entrevistar al jefe de la delegación, se encuentra en grave estado con heridas en la cabeza. En la calle junto al portal derrumbado, inmediatamente después del estallido, quedó una pierna y parte de un cuerpo destrozado.

El gobierno turco, una democracia islámica que integra la Organización del Atlántico Norte (OTAN) y está enfrentada con la dictadura siria y la teocracia iraní, dijo que el atacante integraba un grupo de ultraizquierda considerado terrorista por Ankara y Washington.

La motivación del atentado permanecía confusa.

Bandas ultraislámicas así como organizaciones de ultra izquierda o extremistas kurdos, una minoría férreamente perseguida por Turquía, realizaron en el pasado atentados de diversa gravedad. Pero en este caso, al tiempo que ninguna organización se adjudicó el golpe a la embajada, persistía la noción de que pudo tratarse de un atacante solitario, quizá un desequilibrado.

“El suicida fue destrozado y uno o dos miembros del equipo de seguridad murieron”, declaró el premier Tayyip Erdogan en Estambul. Se confirmó luego que sólo un vigilante falleció.

El ataque coincidió con el arresto ayer en Ankara de un yerno del terrorista saudita Osama Bin Laden. El hombre había sido ubicado con datos que le proporcionó EE.UU. a Turquía y se supuso inicialmente que ésa pudo haber sido la razón para el ataque. Pero luego se descartó esa alternativa. El suicida fue identificado como Evevit Sanli, miembro del Frente Revolucionario del Pueblo para la Liberación, un grupo con ninguna relación con las milicias ultraislámicas. Esa organización participó del ataque a una escuela militar en Estambul en 1997 y denuncia la alianza de Turquía con EE.UU. y la membresía de Ankara a la Otan.

Alrededor de cuatro centenares de militares norteamericanos, justamente, llegaron a Turquía en las últimas semanas para operar las baterías de misiles Patriot que pidió Ankara a la OTAN para contener un eventual ataque de Siria.

El gobierno turco sostiene un fuerte enfrentamiento con la dictadura de Damasco y ha creado un virtual santuario entre su frontera y la ciudad siria de Aleppo. Decenas de miles de refugiados escaparon a Turquía desde el inicio de la guerra civil hace dos años. Erdogan ha reclamado con insistencia algún tipo de acción internacional para crear una zona de exclusión aérea que detenga el bombardeo sirio de barriadas civiles.

Según los análisis preliminares de los investigadores, el ataque de ayer pudo haberse producido en represalia de una operación que Turquía lanzó contra el grupo ultraizquierdista el mes pasado y que terminó con el arresto de 85 personas. La Justicia acaba de ordenar que 38 de esos individuos permanezcan detenidos por sus vínculos con la organización.

Este es el segundo atentado que sufre una misión norteamericana en cuatro meses. En setiembre de 2012, el embajador en Libia, Christopher Stevens, fue asesinado en Bengasi junto a otros tres funcionarios estadounidenses, durante un ataque realizado por milicianos ultraislámicos en el consulado estadounidense en esa ciudad.

En 2008, un atacante solitario, vinculado, según se sostuvo, a la banda Al Qaeda, abrió fuego contra otro consulado norteamericano en Estambul. El asesino mató a tres policías turcos y fue a su vez acribillado en el tiroteo.

Los más serios incidentes de este tipo en Turquía se produjeron en noviembre de 2003 cuando varios autos bomba estallaron en dos sinagogas asesinando a 30 personas e hiriendo a 146. Una semana después, dos nuevas explosiones mataron a otras 32 personas, el edificio del banco HSBC fue destrozado y también sufrió graves daños el consultado británico en esa ciudad. Según las autoridades, ambos golpes los efectuaron milicianos de Al Qaeda.

Comentarios

Otras Noticias