En la Cámara Penal Nº 3

Lo juzgan por deformar a un niño de una pedrada

El pequeño tenía sólo 5 años y sufrió graves secuelas después de la pedrada.
martes, 05 de febrero de 2013 00:00
martes, 05 de febrero de 2013 00:00

A partir de las 8.30 de hoy finalmente comenzará a ser juzgado en ámbitos de la Cámara Penal Nº3 Ángel Saúl Luna, un joven acusado de apedrear a un pequeño de 5 años de manera tal que le produjo una deformación evidente en el rostro.
El hecho tuvo lugar en el ingreso al barrio San Ramón, ubicado en la zona sur de la ciudad, el 20 de mayo de 2010, en momentos en que el pequeño se encontraba con algunos de sus familiares en el porche de su vivienda y llegó el imputado acompañado por un numeroso grupo de personas.
De acuerdo con lo que la madre del niño, Eva Barros, denunció posteriormente, el menor estaba en su compañía cuando tuvo lugar el violento incidente y ambos eran acompañados por un amigo de la familia, Dardo Tolosa.
El grupo, compuesto por alrededor de diez hombres y mujeres, se acercó a la entrada del inmueble y Luna comenzó a increpar a Tolosa, presuntamente porque éste le habría robado una garrafa.
Según los datos recabados en la etapa de instrucción de la causa, el acusado, luego del intercambio verbal con Tolosa y sin medir consecuencias, arrojó hacia éste una piedra de gran porte.
El objeto contundente, desafortunadamente, fue a parar a la cabeza del niño, quien sufrió graves heridas como consecuencia del golpe.
Los profesionales médicos que revisaron al menor indicaron que por el golpe, el niño requirió 35 días de curaciones, además de ocasionarle una secuela estética que hasta el día de la fecha es visible en su rostro.

Beneficio rechazado

El juicio en contra de Luna, sobre quien pesa la imputación del delito de lesiones gravísimas, fue suspendido en junio del año pasado porque la defensa del imputado solicitó la suspensión de juicio a prueba, medida que fue rechazada por el tribunal.
Los motivos por los cuales se tomó esta determinación, de acuerdo con lo que puntualizó en su alegato el fiscal Ruben Carrizo, tienen que ver con el hecho de que el menor aún presenta visibles secuelas de la herida, lo que significa que la pena que podría caberle al acusado sería de cumplimiento efectivo, lo cual lo inhabilita para obtener el beneficio de la probation, como solicitó su abogado defensor, Pedro Vélez.

Comentarios

Otras Noticias