Crimen de la psicóloga

Orce admitió que estuvo en la casa de Rojas, pero dijo que se fue antes

El único acusado del hecho reiteró su inocencia, pero no pudo finalizar su versión por un corte de luz. Continúa hoy.
viernes, 08 de febrero de 2013 00:00
viernes, 08 de febrero de 2013 00:00

El silencio que había elegido como estrategia defensiva Mauro Orce, quien está imputado por el homicidio de María Eugenia Rojas, se rompió ayer parcialmente cuando pidió declarar, pero a la mitad de su versión de los hechos la indagatoria se pospuso insólitamente por un corte de luz.
Durante la tarde de ayer, el joven acusado de matar a la psicóloga con un cuchillo cebollero y luego incendiar el departamento, comenzó a declarar. Orce pormenorizó su relación con la víctima y cuando comenzaba a detallar la noche de su encuentro con ella, en las horas previas al trágico de-senlace, los bajones de tensión en el centro de la ciudad impidieron finalizar el procedimiento.
El joven de 26 años decidió reiterar su inocencia respecto de la imputación de homicidio simple, indicando que se encontró con la joven entre la noche del lunes y apenas unos momentos de la madrugada siguiente y luego se retiró, varias horas antes del presunto horario del fallecimiento.

Pruebas

La defensa del pizzero, encabezada por el letrado Pedro Vélez, solicitó con anterioridad tres medidas de prueba que consideran fundamentales para el esclarecimiento de lo que aconteció: las pericias informáticas de los teléfonos celulares y las pruebas de ADN realizadas a las colillas de los cigarrillos, recabadas en los domicilios de ambos, como así también las filmaciones de las cámaras de seguridad que se encuentren sobre avenida Virgen del Valle.
En cuanto a los teléfonos, existirían mensajes de texto enviados por Rojas con posterioridad a la hora en la que Orce dice haber abandonado el departamento 1ºD de la avenida donde vivía la joven.
Tal como dijo Mario Orce, el padre del muchacho, en declaraciones radiales, los cigarrillos secuestrados en su casa, que son los mismos mentolados encontrados en el domicilio de la psicóloga, no serían de la marca que fuma su hijo, sino que pertenecerían a la hermana de éste, por lo tanto los resultados de ADN podrían dar por tierra con uno de los indicios más fuertes hasta ahora.
Finalmente, las filmaciones de las cámaras podrían aportar sobre el horario de ingreso y egreso al lugar, o si alguien más hizo aparición en los momentos posteriores.

Relación

Según pudo trascender de fuentes confiables, el detenido detalló que conoció a Rojas porque pasaba frecuentemente por el frente de la pizzería que administraba, ubicada a dos cuadras y media sobre la misma avenida. Con el tiempo comenzó a saludarla y luego coincidieron en un par de lugares, tras lo cual entablaron una relación informal.
Ambos dejaron de verse por un tiempo y luego se reencontraron casualmente el sábado previo al crimen, tras lo cual actualizaron mutuamente sus números de celular. Mediante mensajes de texto, Orce conversaba con la joven, quien le contaba sobre su vida, sus problemas y otros detalles.
El lunes, el joven le habría enviado un SMS diciéndole que se encontraba cerca del departamento, por lo que ella lo habría invitado para charlar.
El acusado siguió entonces su relato, llegando a la parte en la que fue hasta el departamento. Pero luego de decir que se fue antes de que se cometiera el violento asesinato, las constantes subas y bajas de tensión en el edificio de la Brigada de Investigaciones y un posterior corte de luz obligaron a posponer el procedimiento por temor de perder las dos horas que ya llevaban.
Así, como un culebrón de varios capítulos, la cita para la segunda parte de la declaración de Orce será durante la mañana de hoy, cuando también se realizará su audiencia de control de detención.

Un solo aire

Si bien se trata de trascendidos de fuentes extraoficiales, el joven hoy dará su versión exculpatoria, la cual contaría con varios testigos. Según se reveló, el joven permaneció solo un rato en el departamento, luego regresó a su domicilio, donde se encontraban también amigos de sus familiares. Además, cobra fuerza la versión de que su padre también lo habría visto llegar ya que el domicilio tiene un solo aire acondicionado que comparten durante las noches durmiendo en la misma habitación.

Comentarios

Otras Noticias