En Santiago del Estero

Acusan a catamarqueño de matar a un peluquero

El testigo principal indicó que uno de los asaltantes tenía la “tonada catamarqueña”.
sábado, 09 de febrero de 2013 00:00
sábado, 09 de febrero de 2013 00:00

Un violento asalto concluyó con la muerte de un peluquero en la localidad santiagueña de Frías y ahora la Justicia local se aboca a la búsqueda de sospechosos con tonada catamarqueña, en base al testimonio de uno de los inquilinos del domicilio.
El pasado lunes 28 de enero, un grupo de asaltantes ingresó durante la madrugada la casa de Hugo Tapia saltando la pared que da al patio. Allí, tras reducir al inquilino José Gómez, ingresaron hasta el lugar donde el reconocido peluquero dormía y lo asfixiaron con una almohada hasta matarlo.
Gómez, el principal testigo del hecho, dialogó con el medio santiagueño El Liberal y explicó que posiblemente el asesino sería oriundo de esta provincia.
El inquilino describió primero el momento del asalto: “Yo dormía boca abajo sobre un colchón que había puesto en el piso debajo de una galería cerca de mi pieza. Me despierto cuando siento que apoyan una rodilla en mi espalda. Al pretender levantarme me colocan un arma en la cabeza mientras una voz me ordena: ‘Quedate quieto o sos boleta’. Insistentemente me pedían dinero, mientras me tapaban la cabeza con una almohada”.
De acuerdo con sus declaraciones, entre los atacantes pudo reconocer que una voz no tenía la tonada característica de la zona sino que era “más bien como tonada catamarqueña”. Además, entre ellos utilizaban y “hablaban con términos y códigos callejeros”.
Las apreciaciones del testigo hacen que la Justicia sospeche que fueron al menos tres personas las que ingresaron a la vivienda del peluquero y un automóvil habría estado esperándolas afuera, listo para colaborar con la fuga.
“Tuve mucho miedo en ese momento, porque estaba inmovilizado boca abajo y con un arma apuntándome en la cabeza […] Me atan de pies y manos y me ordenan que no me mueva. Al poco tiempo ya habían ingresado a la casa por una puerta interna tras romper un pequeño postigo y le sacaron la llave. Escucho la voz de Hugo, como un pequeño grito entre asustado y sorprendido, fue lo único que sentí de él”, indicó el inquilino sobre lo que serían los últimos instantes con vida de la víctima.
Gómez logró ver que los asaltantes se encontraban encapuchados mientras se arrastraba en dirección a la habitación que alquilaba en la casa de Tapia. Allí se zafó de sus ataduras y huyó por la tapia en busca de ayuda. Junto al hermano de la víctima regresaron al domicilio pero no ingresaron por temor a los delincuentes armados. Cuando llegó la policía, ingresaron todos juntos y se dieron con el cadáver.

Comentarios

Otras Noticias