El fiscal González finalizó la investigación

A juicio la causa por el crimen de Mamaní

En medio de protestas por inacción y proyectos para desdoblar la fiscalía.
martes, 26 de marzo de 2013 00:00
martes, 26 de marzo de 2013 00:00

A menos de cuatro meses de ocurrida la violenta gresca por la cual Daniel Rolando Mamaní (21) perdiera la vida el pasado 3 de enero, el fiscal de Santa María, Marcelo González, dio por concluida la investigación en torno al crimen y elevó a juicio la causa. El único imputado por la muerte del joven santamariano es Nicolás Gutiérrez, quien ahora deberá afrontar un proceso en el cual será acusado de haber matado a Mamaní, bajo una configuración penal de homicidio preterintencional.
La elevación a juicio de la causa es dada a conocer en medio de las fuertes protestas y movilizaciones de una importante parcialidad de la comunidad santamariana que asegura que el fiscal González no puede llevar a buen término las investigaciones penales a su cargo, además de los proyectos de ley por medio de los cuales se pretende desdoblar las fiscalías en un fuero penal y otro civil para “descomprimir” -uno de ellos, del senador radical Víctor Luna-, y un pedido de informe sobre la situación general de la fiscalía por parte de diputados del Frente Cívico y Social.
Con esta elevación a juicio, se espera que el joven Gutiérrez sea juzgado por la muerte de Mamaní en el transcurso del año.

La trifulca

La muerte de Daniel Mamaní acaeció el 3 de enero de 2013. Sin embargo, el lamentable camino hasta el fallecimiento fue extenso ya que la pelea por la cual quedó seriamente herido sucedió en la madrugada del 9 de diciembre de 2012, a la salida de un conocido local bailable de la ciudad de Santa María, denominado “Diamante Disco”.
En esa madrugada, según informaron fuentes policiales horas después del hecho a este medio, el joven se encontraba con dos familiares más en el boliche y, aparentemente por un malentendido con otro muchacho, recibió un golpe de puño.
La pelea estuvo precedida por una serie de agresiones verbales, ya que el joven que Gutiérrez defendía se habría propasado con las hermanas de Mamaní; posteriormente y en cuestión de minutos, la palabras derivaron en una gresca física, mano a mano, durante la cual Mamaní recibió una trompada que le hizo perder el equilibrio, cayó y golpeó su cabeza contra el piso del boliche, y fue éste el impacto que determinó el cuadro clínico que se agravaría.
Mamaní fue atendido por personal médico santamariano en un primer momento, y luego se decidió pedir la derivación al Hospital Padilla de Tucumán. Allí fue revisado, estabilizado, y tiempo después dado de alta a pesar de varias condiciones patológicas no relacionadas con el golpe que no hacían aconsejable su salida del nosocomio. Al tiempo, víctima de fuertes dolores de cabeza y otros malestares similares, Mamaní volvió al nosocomio tucumano; allí fue internado y pasados los días, por el inevitable agravamiento de su condición clínica, falleció.
Dadas las series de hechos de esta manera, recabados los testimonios y con todos los informes médicos en mano, el fiscal González detuvo e indagó a Nicolás Gutiérrez. El imputado ahora espera en libertad ya que el delito que se le endilga -previsto en el artículo 81 del Código Penal con una sanción de uno a seis años de reclusión o prisión- es excarcelable.
Cabe señalar que dadas las circunstancias del hecho y en base al citado artículo, se contempla la muerte del joven como un homicidio, pero se lo diferencia de otras figuras penales ya que se tiene en cuenta también que el “medio” con el cual el acusado atacó a la víctima “no debía razonablemente ocasionar la muerte”.

2012-2013

Mamaní falleció el 3 de enero de 2013; la pelea que le provocó el golpe que le causara la muerte acaeció en la madrugada del 9 de diciembre. El imputado está acusado por homicidio preterintencional y el juicio sería este mismo año.

Comentarios