Juzgado Correccional

Cuatro años de prisión efectiva para el panadero abusador

Tenía 14 años cuando fue abusada; no le contó a los padres porque la amenazó con meter a su hermanito de dos años en el horno.
jueves, 4 de abril de 2013 00:00
jueves, 4 de abril de 2013 00:00

En ámbitos del Juzgado Correccional Nº1 se conoció en horas del mediodía de ayer la sentencia para el panadero Hugo Ramón Argañaraz, quien abusó sexualmente de una menor de edad que habitualmnete concurría a su local comercial.
La niña, de 14 años en ese entonces, fue víctima de dos hechos de abuso sexual, uno en 2007 y otro en 2008.
De acuerdo con lo que se pudo conocer a lo largo del juicio, que se llevó a cabo a puertas cerradas por la naturaleza delicada de los hechos que se ventilaron, la adolescente concurría como una clienta regular a la panadería ubicada en Colón y Santa Fe, puesto que vivía al lado del negocio, y los tocamientos impúdicos a los que fue sometida la menor se dieron en dos oportunidades: una de ellas, en septiembre de 2007 y otra vez, en agosto de 2008.
En momentos en que el depravado abusó de la menor por última vez, justamente un hermano de ella ingresó a la panadería y se asomó a la habitación en la que el hombre vivía, dentro del local.
El hermano de la adolescente pudo visualizar la figura de una mujer semidesnuda, pero Argañaraz salió rápidamente a su encuentro, diciéndole que no podía atenderlo y que se retirara porque estaba con alguien.
Minutos más tarde, el muchacho pudo ver cómo su hermana saltaba la tapia, ataviada con la misma ropa que le había visto puesta en el interior de la panadería a la desconocida y en ese momento, decidió interrogarla.
Una vez increpada por su hermano, la joven, en ese momento de 15 años, se quebró y contó cómo el hombre la obligaba a someterse a su bajos instintos y explicó que no había denunciado esta situación por temor y vergüenza: es que el panadero le había dicho que si ella le contaba a alguien sobre lo sucedido tras esa puerta, él iba a meter en el horno de su negocio al hermanito de su víctima, un niño de dos años.
La joven, creyendo que el sujeto era capaz de concretar estas terribles amenazas, y en general, sumamente avergonzada por lo que había vivenciado, se llamó al silencio.
El fiscal del Juzgado, Alejandro Dalla Lasta, en vista de estos hechos -que se agravan teniendo en cuenta que el panadero, además, se mostraba como un amigo de la familia, lo que indica un factor de abuso de confianza y que había otros niños del barrio a los que también les había ofrecido regalos para atraerlos hacia su local- decidió que debía purgar una pena de cuatro años de prisión efectiva, lo que coincidió con la condena que, finalmente, dispuso para el imputado el juez Marcelo Forner.
Argañaraz, de unos 45 años, fue trasladado inmediatamente luego del juicio a su lugar de encierro, en el Servicio Penitenciario Provincial.

Comentarios