Crimen de la psicóloga

Mauro Orce fue puesto en libertad: “Recuerdo todo, esto no queda así”

Los fiscales decidieron pedir una caución de 50.000 pesos para que el joven dejara el Penitenciario de Miraflores.
viernes, 5 de abril de 2013 00:00
viernes, 5 de abril de 2013 00:00

Mauro Orce, hasta hace pocas horas el único imputado con el que contaban los fiscales especiales Mauvecín y Sago, en la investigación abierta para dilucidar el crimen de María Eugenia Rojas, fue liberado ayer al mediodía tras conocerse la confesión de “Bebe” Cano sobre los crímenes de Susana Aguilar y la psicóloga.
Para salir del Penitenciario de Miraflores, Orce debió ofrecer -por intercesión de su familia y a requerimiento de los fiscales- una garantía de 50.000 pesos, y según la información trascendida en torno a su caso particular, quedará vinculado a la causa, aunque ya no en calidad de imputado ni de principal sospechoso.
Por el momento, si bien la confesión de Cano brinda un nuevo panorama para el caso de la psicóloga, resta que las pruebas requeridas en su momento para determinar su grado de responsabilidad sean recibidas por los fiscales, quienes decidirán si son valiosas o si pueden ser desechadas.

En las puertas del Penal

Conocida la noticia de la pronta liberación de Orce, toda la prensa local se apostó en las puertas del Penal de Miraflores para tener su valioso testimonio. El joven fue buscado en el lugar por su padre, Mario Orce, su tío y su hermana. Al salir, Mauro explicó en breves palabras sus primeras impresiones con respecto a la amarga situación que le tocó vivir.
“Adentro la pasé mal, grave; gracias a Dios estoy afuera, salí bajo caución y la verdad es que no estoy feliz ni triste, no siento ni entiendo nada”, fueron las primeras palabras públicas de Mauro Orce, luego de haber sido detenido a principios de febrero pasado y tras dos meses de detención, tanto en la Comisaría Cuarta y el Penitenciario.
Con respecto a “Bebe” Cano, Orce explicó que lo conocía de vista pero nunca supo que él había sido investigado por la misma causa que él. “No lo odio ni lo quiero; si él fue, está bien lo que hizo”, dijo Orce al ser inquirido sobre la confesión de Cano en torno a los dos crímenes de Aguilar y Rojas.
Por otro lado, y ya en el terreno de la acusación formal que los fiscales especiales le imputaron a su entender injustamente por la violenta muerte de Eugenia Rojas, Mauro Orce enfatizó que no aceptará ninguna clase de disculpas por parte de los cabezas de la investigación que lo colocó tras las rejas.
“Que sepan que recuerdo todo y que esto no va a quedar así”, sentenció Orce y agregó que “nunca volverá a creer en la Justicia, es un desastre”, haciendo clara referencia a la confusión que lo podría haber condenado por el crimen de la psicóloga.
En este sentido, teniendo en cuenta que la situación de detención de Orce se había tensado hasta su punto máximo, ya que su expediente se encontraba en el Juzgado de Control de Garantías, trascendió ayer de parte de fuentes extraoficiales que el juez en turno a cargo de confirmar la prisión preventiva -Héctor Rodolfo Maidana- se aprestaba a negar el pedido de los Fiscales Especiales con respecto a la situación de Orce. De haberse confirmado la detención, se hubiese visto prorrogada hasta que la investigación termine, pasando por la elevación a juicio y el proceso final en manos de los jueces y el fiscal de Cámara.

Acción contra la Justicia

En los momentos previos a la salida de Orce del Penitenciario, su padre Mario Orce dialogó brevemente con El Esquiú.com y aseguró que dentro de poco tiempo decidirán en compañía de sus asesores legales -los abogados Pedro Vélez y Víctor Pinto- las acciones a tomar para resarcirse por el daño que ellos entienden les fue provocado al ser implicado Mauro en el crimen de María Eugenia. Por ahora, resta conocer lo que declare “Bebe” Cano en la segunda indagatoria por la muerte de la joven psicóloga.

Comentarios