Crimen de la psicóloga

Mauro Orce: “Me presionaban para que diga que yo la había matado”

Luego de estar detenido por 64 días, Mauro Orce habla de cómo lo trataron, y su opinión sobre los fiscales y la Justicia catamarqueña.
lunes, 08 de abril de 2013 00:00
lunes, 08 de abril de 2013 00:00

Mauro Orce tiene 26 años y estuvo detenido 64 días imputado por el homicidio de María Eugenia Rojas, hasta que Damián “Bebe” Cano confesó que había sido él el verdadero asesino. El joven contó a El Esquiú.com cómo fueron esos días que estuvo privado de la libertad y su relación con Cano.

- ¿Cómo te enterás que vos eras un sospechoso?
Fui a declarar solo, para contar lo que sabía y ellos me mienten, me dicen que había una cámara de seguridad que me había filmado y había muchos testigos que me habían visto, pero no había ninguna cámara de seguridad. Yo me presenté a decir lo que sabía y apenas terminé de declarar, empezaron con que yo era el asesino. Vos sos, me decían.

- ¿Te presionaron para que digas que fuiste vos?
- Me decían que estaba nervioso, y yo les decía que no tenía nada que ver. Insistían con que si yo estaba nervioso era por algo, pero era porque me estaban acusando. Decí que vos la mataste y te mandaste un moco, me decía el jefe de Homicidios. Y empezaban a gritar y a hacer quilombo.

- ¿Cómo fue la estadía en Investigaciones?
- Me imputaron por homicidio en menos de 24 horas y durante dos días me tuvieron esposado a un banco, de esos viejos de plaza, ahí dormí y comí, no me dejaban acostar, y después me pasaron al calabozo, que era un desastre, un asco. Vos querías usar el baño y se desbordaba y se inundaba todo el piso. Era una pieza 4 x 4 con el baño, la cama de cemento y nada más. Veías el techo y creías que era marrón, pero te fijabas bien y eran cucarachas. Después me llevaron a la Cuarta que era el Sheraton al lado de de la Brigada, además me atendieron de diez.

- A todo esto, ¿qué pensabas?
- Mi miedo es el tema del ADN. Porque cuando allanan mi casa levantan las pruebas, yo no tenía abogado ni nadie que verifique que hayan sido bien levantadas, tengo miedo que metan mano en algo.

- ¿Cuántos días en total estuviste detenido?
- 14 en investigaciones, 33 días en la Comisaría Cuarta y 17 días en el Penitenciario. Mi mamá, cuando me avisaron que me llevaban a la Cárcel, estaba destrozada, llorando.

- ¿Qué viste en el Servicio Penitenciario?
- Ves todo… Es un mundo aparte con sus propias leyes. Vos ves películas y pensás que va a ser así, pero en las películas está más limpio, tienen mejor comida, ves mejores caras y yo entré y la mirada de todos me mataba, yo pensé: acá me van a matar. Entré y me reventaron… A mí me mandaron 7 días en admisión a un calabozo 4 x 4 sin luz, casi sin agua, un olor insoportable, ventanas sin vidrio con un viento y frío terribles, y todos que te verdugueaban. Pasar por algo como esto, te destroza, yo estaba por un asesinato que no había cometido. Vi de todo. En tu situación, en ese lugar, tenés que aguantar lo que ves y lo que sentís.

- ¿Cómo estás después de haber pasado por eso?
- Aprendí a valorar la vida. Valoro, ahora, estar sentado en una mesa y comer con cubiertos, valoro usar un inodoro, empezás a valorar tonteras. Yo estaba hace dos meses, pero aunque sabía que no tenían pruebas de nada, igual yo estaba intranquilo, no entendía qué pasaba.

- Cuando te enteraste de la muerte de Susana Aguilar, ¿qué pensaste?
- Yo me entero por la radio, que había muerto Susana Aguilar y yo la conocía, también conozco a sus hijas, al principio parecía que había sido en un incendio, pero no quería sacar conjeturas, diciendo ‘es igual que lo que pasó con Eugenia’… no quería decir nada e ilusionarme hasta no estar seguro. Cuando me dijeron cómo había sido todo, que había sido todo igual, no lo podía creer. A las dos las conocía, entonces pensé: es alguien que yo conozco.

- ¿Y cuándo supiste que él había confesado el homicidio de Eugenia?
- Tipo 10, 11 de la noche me enteré por la radio de que él había confesado, pero no reaccioné. Esa noche me sacaron del pabellón, me mandaron a la torre, y al otro día salí.

- Después de todo lo que pasaste, ¿recibiste atención psicológica?
- No se me acercó nadie, ni mínimamente para ver cómo estoy, ni una psicóloga ni una asistente social. Además, cuando estuve adentro estuve 6 días sin médico, porque si no estás a punto de morirte, no te llevan al Hospital. Hay changos que se ahorcan y los dejan ahí tirados a que se recuperen y si no se recuperan, ahí recién los llevan… Yo pensaba que me iba a comer dos años de prisión.

- Los fiscales dicen que pudo haber una complicidad tuya con Cano…
- Yo lo conocía, como lo conocía todo el mundo, estaba en todos los boliches como RRPP, él estaba en la boletería y en la barra; además era novio de Camila, la hija de Susana. Si me quieren acusar de complicidad, que la armen, cómo van a hacer, no sé, porque no hay pruebas para nada.

- Hoy por hoy, ¿qué pensás de la Justicia de Catamarca y los fiscales?
- Nada, son unos mentirosos, un desastre, no sé cómo llegaron a donde están. Yo no salí por ellos, si él (por “Bebe” Cano) no se mandaba ese moco y no confesaba, yo todavía estaba adentro.
 

Comentarios

Otras Noticias