El fatal episodio que lo condenó data de 2010

Ratifican la sentencia del asesino de Ancasti

Su víctima, Mauricio Ortiz, recibió un impacto de bala a la altura de los ojos.
martes, 9 de abril de 2013 00:00
martes, 9 de abril de 2013 00:00

Tras haber sido apelado el fallo de la Cámara Penal de Primera Nominación contra Ramón Alejando Mansilla -quien matara a un joven de un disparo en la localidad de Ancasti en 2010- la Corte de Justicia finalmente dejó firme la sentencia y el condenado deberá seguir purgando la pena de 17 años de prisión que le fuera impuesta en marzo de 2012.
En aquel momento, el joven había sido imputado bajo la calificación penal de homicidio simple; durante el proceso penal el fiscal de la Cámara Penal Nº1, Jorge Silva Molina, mantuvo esta acusación que finalmente halló veredicto favorable. Cabe recordar que durante el decurso del debate oral y público el abogado defensor del joven Mansilla, Fernando Contreras, había formalizado un pedido ante los jueces para que la calificación fuese modificada a homicidio culposo, teniendo en cuenta las circunstancias del hecho.
Finalmente el tribunal integrado por los jueces Roberto Mazzucco, Carlos Alberto Roselló y Fernando Damián Esteban falló de manera unánime y condenó al acusado a permanecer recluido en el Penal de Miraflores.

El hecho

El 9 de abril de 2010, en la villa de Ancasti, Mauricio Ortiz -la víctima fatal- se encontraba en un bar frente a la plaza principal acompañado por tres personas. Según el relato de los hechos realizado durante el proceso penal, en un momento determinado y de manera repentina, Mansilla ingresó al lugar acompañado por otra persona; cabe destacar que según se estimó, tanto Mansilla como su acompañante se habrían encontrado bajo los efectos del alcohol. En ese momento, el acusado entabló una charla con uno de los amigos de Ortiz, y luego pidió permiso al dueño del lugar para ingresar al baño. En el camino hacia el excusado, y aparentemente bajo los efectos negativos del alcohol, Mansilla tomó un revolver calibre 22 de entre sus prendas, regresó sobre sus pasos hacia donde estaban los sujetos y los amenazó, apuntándoles con el arma.
Según los aportes testimoniales, en ese momento el acusado habría expresado en tono agresivo “quién de ustedes se la banca” ante lo cual uno de los presentes se puso de pie y respondió “yo”.
A segundos del desenlace fatal, apuntó su arma de fuego contra la persona que había “aceptado el desafío” y disparó. El joven que se había erguido por intermedio de sus rápidos reflejos logró esquivar la bala, que terminó alojándose en la región parietal derecha de la cabeza de Mauricio Ortiz, justo a la altura del ojo.
El impacto del proyectil le causó a Ortiz un politraumatismo craneal que lo fulminó casi instantáneamente.

Comentarios

Otras Noticias