El procedimiento arrojó resultados negativos

Allanan Confecat por investigación de supuestas facturaciones apócrifas

Buscaban relaciones de la empresa local con una asociación ilícita que reclutaba indigentes para endilgarles “empresas fantasma”.
viernes, 10 de mayo de 2013 00:00
viernes, 10 de mayo de 2013 00:00

Las fábricas de Confecat en Catamarca y Buenos Aires fueron registradas por efectivos de la Policía Federal durante la jornada de ayer en el marco de una serie mayúscula de allanamientos -aproximadamente 130 en todo el territorio nacional- pedidos por el juez Federal de Lomas de Zamora, Alberto Patricio Santamarina, como parte de una investigación realizada por la Administración Federal de Ingresos Públicos sobre presuntos casos de facturaciones apócrifas.
El procedimiento en Catamarca empezó alrededor de las 11 de la mañana de ayer y se extendió hasta horas pasadas del mediodía. Los investigadores federales buscaban, de acuerdo a lo pedido por el exhorto al que hizo lugar el juez Federal local Ricardo Moreno, secuestrar información contable tanto en soporte papel como digital sobre las relaciones que pudiesen existir con una serie de personas físicas y jurídicas que trabajarían en forma ilegal y de manera conjunta coadyuvando en el lavado de dinero.
En este sentido cabe destacar que tras la finalización del operativo se pudo confirmar por intermedio de fuentes oficiales que los resultados de los registros de todo el material encontrado fueron negativos tanto para la documentación en formato papel como en formato digital.
Con respecto a la posición de la empresa de cara a los procedimientos realizados en sus instalaciones, cabe destacar que voceros legales explicaron que el procedimiento se llevó a cabo bajo total normalidad durante el horario laboral de los trabajadores, resaltando que los propietarios de la misma se pusieron a disposición de la Justicia Federal para colaborar con la investigación y dejar en claro la situación.

Investigación masiva

En Buenos Aires también se realizaron allanamientos a una serie de empresas que estaban sospechadas de emitir facturaciones “truchas”; una de ellas es la concesionaria de Volkswagen Guido Guidi. Esta empresa adquirió notoriedad pública no sólo por la investigación que la AFIP había realizado por la presunta existencia de episodios de lavado de dinero, sino también porque es la misma concesionaria que le vendiera 19 automóviles de alta gama por un valor de $2.301.227 al Ministerio de Economía cuando el ahora vicepresidente Amado Boudou se desempeñaba en el cargo de ministro.
En un comunicado oficial de la AFIP se explica que “las firmas investigadas están relacionadas con una asociación ilícita -que reclutaba indigentes y creaba empresas `fantasmas con la connivencia de una escribanía- y se estima que les suministró más de 36 millones de pesos en facturas apócrifas, involucrando un IVA de más de $7.600.000 y un Impuesto a las Ganancias superior a $12.680.000”.
Según los datos recabados en torno al caso, se pudo conocer que en Buenos Aires se allanaron también 6 viviendas propiedad de personas de bajos recursos que estaban implicadas en la mega asociación ilícita. El megaoperativo en simultáneo en varias provincias de todo el país fue seguido de cerca por varios medios nacionales.

Concesionaria

La investigación salpicó a una concesionaria de automóviles Volkswagen que le había vendido 19 unidades de alta gama al ministerio de Economía de la Nación cuando el ahora vicepresidente Amado Boudou estaba al frente del organismo.

Comentarios

Otras Noticias