Recuperan a un bebé en zona de frontera

El pequeño fue hallado cerca de un camino vecinal.
viernes, 10 de mayo de 2013 00:00
viernes, 10 de mayo de 2013 00:00

El Consulado Argentino halló a un niño de meses luego de 9 días de búsqueda. El menor le había sido confiado por sus padres a personas adultas que ofrecieron llevarlo a un centro médico para su control, juntamente con su hermana de 4 años. Al ver que los niños no fueron regresados al día siguiente, la familia pidió ayuda a su comunidad y otras cercanas, para posteriormente recurrir a la Policía y representación consular argentina en el departamento Potosí, en Bolivia.

El Consulado, horas más tarde, tomó conocimiento que una nena había sido puesta bajo el cuidado de una familia en una comunidad en el área dispersa en la frontera entre Argentina y el país altiplánico.

El dato era correcto, la pequeña era la niña buscada, mientras tanto proseguía una búsqueda por el más pequeño de los hermanitos. La cónsul Reina Sotillo junto a comunarios y la intervención de las fuerzas de seguridad de ambos países determinaron que los antisociales abandonaron al bebé cerca de un camino vecinal.

Cabe indicar que actualmente los niños se encuentran en su hogar, con su familia argentino-boliviana, muy humilde y unida, y sus muchos hermanos.

La actitud de la comunidad, de las policías y de la Gendarmería y la rapidez en la intervención de la cónsul fueron decisivos para este resultado sin duda feliz, ante un atentado contra una familia, que pudo victimizar para siempre a dos indefensas criaturas.

Al dialogar con nuesto medio la funcionaria destacó el trabajo mancomunado entre Gendarmería, policías, defensorías, justicia, los gobiernos argentino y boliviano y especialmente del embajador Ariel Basteiro, en la lucha por los derechos humanos.

Unicef

Este organismo especializado de las Naciones Unidas dio a conocer en enero de este año, que niños robados en países de Argentina y Bolivia son destinados a Europa o a otras regiones del hemisferio norte, como ocurría con los esclavos.

Del informe surge que sus victimarios son antisociales peligrosos, en este sentido Reina Sotillo puso especial enfásis en el riesgo de los niños, que viven en la zona de frontera, que debe superarse con la atención cuidadosa de la familia, docentes y la sociedad toda.

“El engaño de las personas sencillas es un arma de los criminales, es imprescindible estar advertidos para que los chicos siempre se encuentren al amparo del cuidado de su familia, sin importar la promesa, invitación o padrinazgo de los que no son parte del hogar”.

“Se trata de un flagelo que ataca a los más indefensos, contra el cual todos debemos involucrarnos como sociedad para enfrentarlo y no permitir que siga ocurriendo”, enfatizó la funcionaria.

El Tribuno.

Comentarios

Otras Noticias