En un confuso episodio atacaron la casa de un efectivo de Gendarmería

Según los vecinos, el efectivo había perdido la pistola días atrás y ofreció una recompensa para quien la encontrara.
jueves, 16 de mayo de 2013 00:00
jueves, 16 de mayo de 2013 00:00

Una tensa y confusa situación se vivió ayer en el Barrio Eva Perón, puntualmente en la esquina de calles Antofalla e Incahuasi, cuando un grupo de vecinos intentó copar el domicilio de un efectivo de Gendarmería que hace escasos días se había mudado a la vecindad, acusándolo de haber privado de su libertad a un joven de apellido Vega que supuestamente había perpetrado un robo.
Un fuerte operativo policial fue desplegado en el lugar del hecho involucrando a una gran cantidad del personal especial de la Policía de la provincia -Guardia de Infantería y Kuntur- que se sumó al apoyo de los efectivos de Gendarmería que acudieron en defensa del gendarme asediado. Como primera medida, se decidió evacuar bajo una custodia combinada al efectivo para evitar nuevos ataques; pero además también se ejecutó una “mudanza sumaria” usando un camión de Gendarmería para transportar todos los bienes muebles del efectivo.
Controlada la situación por parte de las fuerzas de seguridad, se conocieron versiones cruzadas y contrapuestas sobre los hechos que detonaron la furia de los vecinos del barrio.
Según la versión extraoficial sobre la posición del gendarme, todo habría comenzado cuando el efectivo encontró en el interior de su hogar a un joven del barrio intentando robar el arma reglamentaria -una pistola 9mm- que el efectivo había dejado en una de las habitaciones de la vivienda. Según trascendió, el gendarme logró reducir momentáneamente al presunto ladrón para ponerlo a disposición de la Policía pero el joven, tras una maniobra inesperada, habría logrado salir del domicilio dándose a la fuga con el arma reglamentaria en cuestión en su poder.

La versión de los vecinos

La primera versión de los hechos fue rotundamente desmentida por la hermana del joven sindicado por el robo y por los vecinos que habían acudido en su ayuda. Según esta segunda perspectiva, el gendarme había perdido su arma reglamentaria durante la mudanza al barrio -acaecida el pasado lunes- y ofreció una recompensa de 1.000 pesos a quien la encontrara.
Tras este presunto ofrecimiento y pasados los días, el gendarme habría sindicado finalmente al joven Vega como el supuesto ladrón de su pistola y decidió detenerlo por cuenta propia para entregarlo a la policía.
En ese momento los vecinos decidieron rescatar, según sus dichos, al joven a quien habían privado de su libertad supuestamente por medio de un desmesurado uso de la fuerza, apedreando la casa del efectivo y amenazando con incendiarla si no soltaban al joven. Estas dos circunstancias, junto con la actual ausencia del joven, son los únicos puntos en común entre los dos relatos de los hechos.
Oficialmente y de acuerdo con la información confirmada por fuentes judiciales, trascendió que no hay detenidos por los hechos y se desconoce por el momento el paradero del joven cuya detención detonó el virulento conflicto barrial. La causa, se estima, podría ser dividida en dos partes diferentes, ya que por un lado se debe investigar el robo del arma de fuego, y por otro lado el ataque a la vivienda del gendarme. Afortunadamente, como consecuencia de este último hecho, solamente se registraron daños materiales y no hubo que contar personas heridas.

Rescate

Conocido el ataque a la vivienda del efectivo, un fuerte operativo se desplegó para protegerlo involucrando a una gran cantidad de personal de Kuntur e Infantería, además de la Gendarmería.

Comentarios

Otras Noticias