Golpearon a la pareja de comerciantes

Ocho años de prisión por robar $17.000

El Tribunal determinó que “Dumbo” es culpable del asalto en Parque América.
viernes, 31 de mayo de 2013 00:00
viernes, 31 de mayo de 2013 00:00

Luego de un debate oral y público que se desarrolló durante toda la semana, fue encontrado culpable de ingresar a un local comercial y robar a mano armada la suma de $17.000, Juan Manuel Gordillo, alias “Dumbo”.
El joven fue enviado a prisión por la imputación de “robo agravado por uso de armas en calidad de coautor”, aunque a lo largo del juicio que se llevó a cabo en la Cámara Penal Nº1, clamó su inocencia.
Los jueces integrantes del Tribunal, sin embargo, consideraron que se reunieron, a lo largo del debate, los elementos suficientes que comprobaban que había sido el autor material del robo armado perpetrado en calle El Salvador al 400, lugar al que dos sujetos ingresaron portando armas de fuego el 3 de enero de 2012, minutos después de la medianoche.

“Yo no fui”

Gordillo sostuvo su inocencia a lo largo de todo el proceso judicial, e incluso presentó testigos que indicaron que habían estado con él al momento del violento asalto.
Si bien no dio demasiadas precisiones en la primera jornada del juicio, donde decidió dar su testimonio ante el fiscal y los jueces, el muchacho aseguraba que ese día, a esa hora, estuvo con unos amigos en una casa del barrio Eva Perón, comiendo unas pizzas.
En este sentido, los amigos del joven apoyaron su testimonio en las jornadas sucesivas, declarando bajo juramento, que “Dumbo” había estado con ellos en todo momento; y uno de ellos argumentó que el imputado lo había acompañado en su moto por diversos lugares, por lo tanto, era inocente del delito.
De todas formas, en la penúltima jornada del debate, prestaron su testimonio el matrimonio asaltado, quienes reconocieron positivamente en rueda al joven, en momentos en que se estaba instruyendo la causa.
A lo largo de los alegatos que expuso el abogado defensor del imputado, éste sostuvo que había contradicciones con respecto a la descripción efectuada por los Argañaraz, ya que éstos describían a un joven con “claritos en el pelo y barbita candado, que medía 1,80 metros”, mientras que el acusado mide apenas 1,60.
Pese a esto, Jorge Silva Molina, el fiscal de la Cámara, en representación del Ministerio Público, solicitó una condena aún más dura para el joven, de nueve años de prisión efectiva.
Cabe destacar, que el día mencionado dos personas ingresaron al almacén de la familia Argañaraz, y con el rostro descubierto, mientras esgrimían armas de fuego, apuntaron a la cara a Argañaraz y su esposa, exigiendo que les entreguen el dinero.
Al hombre le pegaron un culatazo en la cabeza, lo que causó que se les dispare el arma; bala que impactó en el techo del comercio.
Luego de que les hicieron entrega de $2.000, los maleantes llevaron a golpes al almacenero a su habitación, donde les entregó todo el dinero que tenían en su haber: $15.000 más.

Comentarios

Otras Noticias