Aunque en los propios negocios no recomienden su uso

El aerosol de gas pimienta es la primera opción de mujeres indefensas

Las principales compradoras son madres que se los entregan a sus hijas, con la idea de protegerlas de robos en la vía pública.
sábado, 4 de mayo de 2013 00:00
sábado, 4 de mayo de 2013 00:00

De un tiempo a esta parte se hizo notorio el incremento en la venta de espray de gas pimienta como elemento de defensa personal ante los incipientes hechos delictivos que acontecen en nuestra ciudad.
La policía entabla a diario una lucha sin tregua contra la inseguridad, pero de todos modos algunos ciudadanos optan por tomar una actitud más activa contra la delincuencia.
De acuerdo a los distintos comercios consultados por El Esquiú.com, cada vez más personas se acercan a los locales para adquirir o preguntar sobre elementos para sentirse más seguros, siendo el espray de pimienta la principal compra.
Según indica Soledad, propietaria del local especializado “Rerda”, el segmento de clientes que se acerca abarca principalmente a mujeres jóvenes, estudiantes universitarias y madres que intentan proteger a sus hijas brindándoles el compuesto químico. En menor proporción, se acercan hombres que los buscan para que sus parejas puedan defenderse.
Mientras que hace un par de años se vendían entre 15 y 20 a lo largo de un mes, actualmente esa cifra es la que se vende por semana. En principio, su razonable precio colabora con las ventas.

¿Cuánto cuesta?

En Catamarca el gas pimienta puede conseguirse invirtiendo desde 60 pesos en adelante, llegando hasta los 130 como máximo si es importado. Además de locales de venta de indumentaria e insumos para agentes policiales, se puede conseguir en armerías y negocios de caza y pesca, o bien a través de compras por internet. El producto viene en diversos tamaños, pero el espray de 22g es el elegido por su pequeño tamaño, ideal para transportarlo en el interior de una cartera o disimulado en un bolsillo. El contenido del mismo sirve para unos 4 disparos y no existe ningún tipo de ordenanza que regule su venta, por lo que cualquier persona puede adquirirlos. Lo que sí se considera ilegal es su utilización con fines delictivos, a partir de un decreto del año 1975 que considera al agresivo químico como arma civil.

¿Sirve?

En cuanto a su utilidad real para repeler a un delincuente o agresor, Soledad señaló que es efectivo dependiendo de las circunstancias. En el caso de poder aplicarlo correctamente, proporciona un breve tiempo que puede ser importante para huir o dar alerta de lo que está sucediendo.
Si el espray está guardado, ante una situación de peligro no habría tiempo para sacarlo y activarlo, por lo cual algunos vendedores recomiendan llevarlo en la mano si uno se ve obligado a transitar por una zona peligrosa.

Por otra parte, Fabricio, quien trabaja en “Alternativa Uniformes”, otro comercio del mismo rubro, señaló que siempre con la venta se brindan recomendaciones para el uso. “Si no se sabe en qué ocasiones conviene usarlo, no va a servir de mucho”, señaló, agregando que aunque siempre se informa al cliente, por lo general se lo llevan de todos modos, con el pensamiento de que es preferible tenerlo a no tener nada con qué defenderse.
Los expertos en la materia de seguridad señalan que su utilización no es recomendable, ya que en una situación peligrosa se torna difícil de aplicar y hasta puede ser utilizado en contra de la propia víctima. En el caso de no poder rociarlo contra el rostro del agresor, éste puede reaccionar de manera más violenta o incluso disparar si portaba un arma de fuego.

¿Qué hace?

El aerosol de pimienta o gas pimienta contiene un compuesto químico cuyo agente activo es la capsaicina, derivado de algunos pimientos picantes.
Su aplicación sobre el rostro causa efectos inmediatos. En principio, irrita los ojos haciendo casi imposible abrirlos y produce lágrimas, dificultades respiratorias, sequedad en la boca, tos y ardor en la piel. La duración de este efecto puede variar dependiendo de la calidad del producto, pero se estima que un solo uso puede afectar la vista de una persona por un minuto y el resto de los síntomas continúan hasta unos minutos más, aunque el efecto completo puede tardar hasta una hora en irse.
Considerado como un agente no letal, sólo puede causar la muerte en raras ocasiones, aunque sí trae mayores complicaciones para personas que padecen asma u otras dificultades respiratorias.

Comentarios

Otras Noticias