La presentación la realizó el abogado de Orce

Piden imputar a “Bebe” por el crimen de Rojas

Pedro Vélez asegura que hay más pruebas contra Cano que contra su defendido.
viernes, 16 de agosto de 2013 00:00
viernes, 16 de agosto de 2013 00:00

El abogado Pedro Vélez, defensor de Mauro Orce, quien es el único imputado con el que cuenta la investigación por el asesinato de la psicóloga María Eugenia Rojas, realizó una presentación formal ante la Fiscalía de Delitos Especiales para que Damián “Bebe” Cano sea imputado por el crimen en calidad de único autor.
La presentación se realizó el pasado jueves y, según lo explicado por el propio abogado, tuvo repercusión negativa ya que los investigadores no hicieron lugar al pedido de imputación. El objetivo del pedido es que “Bebe” Cano pase a ocupar el lugar de Mauro Orce como principal sospechoso logrando que este último sea finalmente sobreseído en la causa -paso procesal ya pedido formalmente y denegado por el juez de Control de Garantías- luego de haber sido liberado una vez que se conoció la confesión de Cano sobre el crimen de María Eugenia.
En este sentido cabe destacar que Cano, en una misiva enviada a medios de comunicación ya publicada por El Esquiú.com, deslindó responsabilidades en el hecho señalando a uno de los testigos como “principal sospechoso” por su grado de vinculación con la víctima.
Uno de los principales fundamentos prácticos del pedido formal del abogado versa sobre la cantidad de evidencia reunida que apunta a Cano como posible responsable del asesinato de la psicóloga Rojas.
La investigación realizada por los fiscales Mauvecín y Sago, cabe destacarlo, por el momento estima que en el crimen participó una sola persona, a pesar de los rastros genéticos de varias personas que se encontraron en la escena del crimen, entre ellos material genético cotejado correspondiente a Cano, Orce y una tercera persona que hasta el momento no ha sido identificada.
En el caso de Orce, la investigación cuenta con material probatorio en su contra que consta de la declaración indagatoria -en la cual acepta haber estado en el lugar del hecho la noche del crimen-, la denominada pericia genética, y otros elementos audiovisuales que corroboran su testimonio.
En el caso de Cano, la prueba en su contra está integrada por el cotejo genético en los elementos encontrados en el departamento, la versión de dos testigos allegados tanto a él como a la víctima y su misma confesión, aunque ésta fuera realizada en forma externa a la causa, ya que se produjo cuando el joven declaraba ante los fiscales por el crimen de Susana Aguilar, el cual habría asumido con lujo de detalles.
Puntualmente, Pedro Vélez señaló que los plazos para seguir investigando a su defendido están excedidos; en los días finales de abril el magistrado de Control de Garantías en turno había prorrogado -junto con la negativa al sobreseimiento- el plazo del que los fiscales disponen para seguir investigando a Mauro Orce.
A la fecha, y a pocos días de cumplirse siete meses desde la fatídica noche del crimen, han pasado más de sesenta días desde que el juez extendiera los plazos para investigar. Orce, por el momento, sigue en libertad y esperando resoluciones sobre su situación en el caso.

Comentarios

Otras Noticias