Confirman la orden de detención contra Grassi

"Debe vivir los 15 años siguientes en un establecimiento carcelario", dijo Juan Pablo Gallego, el abogado querellante.
jueves, 19 de septiembre de 2013 00:00
jueves, 19 de septiembre de 2013 00:00

Luego de que la Corte Suprema bonaerense ratificara ayer la condena a 15 años de prisión del sacerdote Julio César Grassi por "abuso sexual agravado y corrupción de menores", la Sala VI del Tribunal de Casación Penal provincial confirmó una orden de detención en su contra que había emitido la Sala I de la Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal de Morón.

El fallo, con la firma de los camaristas Ricardo Maidana y Horacio Piombo, destaca que el imputado "no cumplió los términos de la libertad provisional otorgada como alternativa, al asistir a un programa televisivo y referirse abiertamente a los denunciantes de la causa por la que resultó condenado".

La resolución de la Cámara precisa además que a este hecho "debe sumarse que la sentencia en su contra fue confirmada por la sala dos de Casación y la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires".

"Yo no tengo ninguna instrucción directa de hacer efectivo esto", señaló el fiscal Alejandro Varela al ser consultado sobre la posibilidad de que la detención se haga efectiva de inmediato. El funcionario público sostuvo que "seguramente habría que cumplir con las notificaciones a todas las partes, incluso al imputado".

Por su parte, Juan Pablo Gallego, el abogado querellante, aseguró que "a primera hora de hoy solicité su detención de inmediato, porque es un papelón que esté atrincherado". Además, confesó que "las autoridades judiciales deberían tener el mayor cuidado, no correspondería ninguna medida que lo beneficie. Debe vivir los 15 años siguientes en un establecimiento carcelario. No tuvo un mínimo de respeto por las victimas, se dedico a humillarlos por televisión".

Hoy, y tras el fallo del máximo tribunal bonaerense, la querella presentó un escrito en la Cámara para pedir la detención del cura.

El caso

Grassi quedó bajo sospecha en 2002, cuando se difundió un informe con denuncias contra el sacerdote y presidente de la fundación Felices Los Niños por supuesto abuso deshonesto de menores a los que debía proteger.

En 2009 fue condenado por solo dos de los 17 cargos en su contra y recibió una sentencia de 15 años de prisión. Desde entonces, Grassi permanece libre, aunque bajo la orden de cumplir obligaciones como no ingresar a la Fundación, no permanecer a solas con niños ni referirse a los menores de edad que lo denunciaron en el expediente judicial.

El 22 de abril la Cámara Penal de Morón ordenó detener al cura, pero el arresto no se hizo efectivo porque sus defensores podían apelar la medida.

Comentarios

Otras Noticias