Comienzan las pericias psicológicas a Pablo García

El hijo del periodista Aliverti, atropelló y mató a un vigilador en febrero último en la ruta Panamericana.
miércoles, 25 de septiembre de 2013 00:00
miércoles, 25 de septiembre de 2013 00:00

La audiencia está pactada para las 10:30, en la sede de esa dependencia judicial ubicada en la localidad bonaerense de San Isidro. Las pericias, que arrancan hoy, continuarán los días 30 de septiembre y 1 de octubre, mientras que los exámenes psiquiátricos serán el 2, 8 y 9 de ese mes. Luego la causa ira a juicio oral, informaron fuentes judiciales.

El hecho sucedió el 17 de febrero cuando García de 28 años de edad, iba manejando su Peugeot 504 en el ingreso al ramal Pilar en su cruce con la ruta 25 cuando embistió a Reinaldo Rodas de 53 años, que iba en bicicleta por la banquina. Por el impacto, este ingresó por el parabrisas y quedo dentro del habitáculo, al lado del conductor.

Ante ello, García sostiene que nunca quiso escapar, ya que "podría haber tomado cualquiera de las salidas que se indican en la Panamericana", y no lo hizo. Luego, afirmó que la empleada del peaje desmintió en su testimonio las versiones periodísticas sobre que había trasladado a la víctima durante 17 kilómetros sobre el capó del auto y que había bromeado al llegar a la cabina del peaje sobre si tenía que "pagar doble".

Cabe recordar que García declaró a comienzos de mayo, a través de un escrito en el que responsabilizó a Rodas por estar circulando en bicicleta por la autopista, que no se detuvo porque entró en "estado de shock" y pidió su sobreseimiento a la fiscal María Inés Domínguez.

Domínguez lo indagó con una acusación alternativa que incluye la imputación inicial por "homicidio culposo agravado" -sin intención y con una pena de 2 a 5 años de cárcel-, pero también otra más grave por "homicidio simple con dolo eventual", que se castiga con entre 8 y 25 años de prisión.

Es de señalar que según un estudio que se le practicó tras el accidente, tenía 1,45 gramos de alcohol en sangre, casi el triple del dosaje máximo permitido, pero el joven se negó a contar dónde había estado. En la carta, García negó haber conducido con la licencia vencida, dijo que no fue a la citación con el juez de faltas porque a la misma hora lo habían llamado desde "la fiscalía interviniente" y que, al embestir a Rodas, no conducía a 100 kilómetros por hora.

Y recién entre las 19 y las 20 del 13 de marzo se comunicó con el hermano de Rodas, llamado Aldo, y que se puso a su disposición "cuando lo desearan y a fin de cuanto requirieran". Sin embargo, Catalina Rodas, esposa del vigilador muerto, si bien confirmó que el joven llamó al hermano de Reinaldo, aseguró que "nunca pidió perdón". "Sólo se victimizó, y dijo que se estaban hablando cosas de él que son mentiras", dijo en su momento la viuda.

Comentarios

Otras Noticias