El sobreviviente que perdió a su mujer y sus hijas en El Rodeo

Gerónimo Ahumada fue internado por una insuficiencia renal aguda

El cuadro es producto de los severos y numerosos golpes que recibió al ser arrastrado por el alud y está en terapia intensiva.
viernes, 31 de enero de 2014 00:00
viernes, 31 de enero de 2014 00:00

Gerónimo Ahumada, el joven que conmocionó a Catamarca con su experiencia cercana a la muerte en la que perdió a toda su familia, debió ser internado ayer de urgencia en el sanatorio Pasteur por una descompensación causada por un cuadro de insuficiencia renal aguda.
Rubén Manzi, el médico que asistió al sobreviviente, informó a El Esquiú.com que Gerónimo padece de un cuadro denominado rabdomiólisis, tras haber sufrido la destrucción masiva de proteínas musculares.
“En el arrastre que sufrió este joven, su cuerpo recibió una paliza tal que destruyó gran cantidad de sus fibras musculares. Cuando esto pasa a la sangre, se produce la insuficiencia renal”, explicó el facultativo.
En este sentido, Manzi señaló que el pronóstico del paciente es delicado, aunque los próximos días serán claves para conocer su evolución, ya que se espera la respuesta de sus riñones al tratamiento.
De no responder sus órganos de la forma esperada, existe la posibilidad de hacer diálisis. “Pero esto también podría ser transitorio”, manifestó Manzi, agregando que, además de este cuadro, Gerónimo presenta numerosos moretones, heridas y excoriaciones en todo el cuerpo.
“De todas maneras, el joven quedó internado en Terapia Intensiva del nosocomio privado, a cargo de los terapistas y con el servicio de Nefrología”, indicó por último el médico.

Tragedia y agradecimiento

Gerónimo había ido a El Rodeo a pasar el día con su mujer y sus dos hijas cuando el alud arrasó con la villa veraniega y logró salvarse de milagro, pero fue arrastrado por más de 4 kilómetros, en los que recibió todo tipo de golpes.
En una nota que el joven ayer concedió a un medio santiagueño, aprovechó para dar a conocer que la persona que lo ayudó a salir del río en la noche de la tragedia fue el juez Eer Acosta.
“Le agradezco por haber quitado aunque sea un poco de dolor a mi familia. Cualquier cosa que le diga queda chica, sólo puedo decirle ‘gracias’. Algo ha conspirado, algunas condiciones se dieron para que yo siga vivo”, expresó desde su lugar de internación, dejando de lado su propio dolor para agradecer a quien lo ayudó.
 

Comentarios