Se llevaron $2.500

Joven herido en violento asalto a un almacén

Dos sujetos ingresaron armados al local ubicado en Pedro Goyena 780 e hirieron en la cabeza al joven.
sábado, 4 de enero de 2014 00:00
sábado, 4 de enero de 2014 00:00

Un almacén familiar ubicado en Villa Cubas fue el blanco de dos malvivientes que, portando uno un arma de fuego y el otro un arma blanca, redujeron a los tres integrantes de la familia que se encontraban trabajando y, tras aterrorizarlos y herir a uno de ellos, huyeron a bordo de una motocicleta llevándose $2.500.
Ana María Baitalá, la propietaria del almacén de Pedro Goyena al 780, relató a El Esquiú.com que se encontraban trabajando a las 23.15 del viernes, con las puertas del comercio abiertas, “como siempre”, cuando dos individuos ingresaron y uno de ellos le apuntó con un arma a la cabeza a su marido.
“Estábamos en la cocina -que es una habitación contigua al local- cuando entraron y uno le apuntó a mi marido con un revólver en la cabeza, el otro me empujó a mí y se abalanzó sobre mi hijo con un fierro en la mano, que tenía una punta”, explicó la mujer conmocionada al recordar el hecho e indicando que su hijo, de 35 años, opuso resistencia al ladrón, tomándole fuertemente la mano en la que tenía el arma.
“El hombre le hace perder el equilibrio y mi hijo cae al piso. Lo golpeaba con la otra mano todo el tiempo”, explicó la comerciante, detallando que los dos individuos estaban evidentemente bajo los efectos de estupefacientes por la manera en la que actuaban.

“Ni una palabra”

“No dijeron una palabra; uno de ellos fue a la caja y sacó la plata. A mi hijo lo tuvimos que llevar al hospital porque le hicieron dos cortes en la cabeza, el piso estaba regado de sangre”, relató la mujer, diciendo que en todo momento le gritaba a los malvivientes, rogándoles que no maten a su hijo.
“Ya perdimos a un hijo por un accidente vial, lo único que les pedía por favor era que no lo maten”, contó acongojada la mujer, que desde hace 9 años lleva adelante el negocio en el populoso barrio, pero que nunca antes había sido víctima de un ilícito de esta naturaleza.
“Ahora cambió todo para nosotros, vamos a atender con las rejas puestas”, dijo conmocionada.

Comentarios

Otras Noticias