La mamá de Priscila pide justicia: “Mi hija tenía apenas 5 años y merecía vivir”

La niña ultrajada y asesinada por su tío en Londres, Belén.
jueves, 9 de enero de 2014 00:00
jueves, 9 de enero de 2014 00:00

Lucía Gutiérrez, la mamá de la pequeña Priscila, quien fuese violada y asesinada en diciembre pasado, pide justicia para su hija y que su hermano, quien es el homicida confeso, quede detenido de manera permanente para que “no haya otro asesinato más”.
La mujer, en diálogo con radio Valle Viejo, habló con respecto a la triste historia de su pequeña, la pobreza y el hacinamiento en el que vive junto a su familia y la falta de medidas por parte de la Justicia cuando se registraron los primeros abusos de su hermano de 15 años en contra de la pequeña, lo que había sucedido cuando ésta tenía apenas 3 años.
Lucía explicó: “hice todo porque mi hija esté viva y no sufriera, pero desgraciadamente mi hermano hizo lo que hizo”.
Asimismo, recordó que cuando ella tenía 7 años padeció de un abuso sexual, por lo que siempre dijo: “El día en que sea madre nunca voy a permitir que mi hija pase por eso, pero desgraciadamente lo permití”, expresó dolida.

Sin medidas

La mujer recordó que los episodios de abuso cometidos por parte de su hermano adolescente en contra de su hija se produjeron en 2011 y 2012 pero, a causa de que no había otro lugar para que el joven vaya, debió recibirlo nuevamente en su hogar.
“Yo le di una oportunidad y, desgraciadamente, esa oportunidad terminó con la vida de mi hija”, manifestó.
Lucía, a su vez, explicó que el día de los hechos Priscila estaba llorando porque tenía hambre y se golpeaba la cabeza a causa de esto; por eso la mandó a bañarse y que vaya a la casa de su abuela a tomar la leche.
Sin embargo, minutos más tarde, su abuela apareció en su hogar preguntando por la niña y allí comenzó la búsqueda desesperada, que culminó de la peor manera cerca de las 2 de la mañana.
La joven dio a conocer que, en un primer momento, su hermano participó activamente de la búsqueda, tratando incluso de darle ánimos y de calmarla por el estado de nervios que la desaparición de su hija le había causado.
“Cuando vuelvo a la casa la vi a mi mamá mal y me dijo que sí, que la habían encontrado pero que estaba muerta”.
La joven madre explicó que desde el sangriento suceso no volvió a tener contacto con su hermano adolescente. “La muerte de mi hija podría haberse evitado. Pido justicia para mi hija, porque no quiero que haya otro asesinato. Ninguna madre se merece pasar por lo que yo y mi familia estamos pasando. Mi hija tenía apenas 5 años y se merecía vivir”, finalizó.
 

Pobreza extrema

La mujer dejó entrever en varios tramos de su relato la pobreza extrema en la que vive junto a sus familiares, entorno en el que es habitual la falta de leche y cualquier tipo de comida para brindarles a los más pequeños.
A su vez, la precaria vivienda no cuenta con energía eléctrica y los 17 habitantes de la casa conviven en una misma pieza.
 

Comentarios