Barracas

En medio del dolor, buscan saber qué causó el fuego

Declararon responsables de la firma Iron Mountain. La empresa ya sufrió incendios en otros lugares del mundo.
viernes, 7 de febrero de 2014 00:00
viernes, 7 de febrero de 2014 00:00

La fiscal Marcela Sánchez tomó ayer decla­ración a cinco empleados de la empresa Iron Mountain en la causa que investiga el incendio en el depósito de Barracas, ­quienes coincidieron en que no se accionaron los aspersores de agua. Ayer, familiares, amigos y autoridades dieron el último adiós a las nueve víctimas mortales, en medio de expresiones de emoción y dolor.

Expertos de bomberos se preguntaron por qué fallaron los sistemas de emergencia de la firma multinacional dedicada al almacenamiento de archivos bancarios, que según un informe periodístico de la BBC registra antecedentes de otros incendios en sus depósitos en Estados Unidos, Inglaterra y Canadá, entre otros países.

Fuentes de la Fiscalía en lo Criminal de Instrucción 37, a cargo de la investigación, señalaron ayer que intentarán establecer si el incendio se debió a un desperfecto eléctrico o “contingencia técnica”, o si existen indicios de que pudo haber sido intencional.

Interrogantes

El director del cuartel de bomberos voluntarios Vuelta de Rocha de La Boca, Antonio Sette, se preguntó ayer “por qué no funcionó” el sistema contra incendios con el que la empresa Iron Mountain dijo contar en el depósito de Barracas.

En tanto, el presidente del Consejo Nacional de Bomberos Voluntarios de Argentina, Carlos Alberto Ferlise, que estuvo en el lugar del siniestro, sos­tuvo: “Lo que pude ver es muy extraño”.

La Fiscalía informó que ­Sánchez tomó ayer declaración a dos operarios, un jefe de planta de Iron Mountain, una empleada de limpieza y un personal de seguridad, quienes coinci­dieron en afirmar que los matafuegos funcionaban, pero que no se accionaron los aspersores de agua.

Asimismo, confirmó que ­para hoy fueron citados a ­prestar declaración testimonial los bomberos de la Policía ­Fe­deral Argentina Martín ­Coppola y Nicolás Scorza, y el bom­bero voluntario Daniel Marcos Herrera, quienes resultaron he­ridos durante el operativo para extinguir el fuego y fueron dados de alta en las últimas horas.

Despedida

Mientras prosigue la investigación y la conmoción por la tragedia, los bomberos y rescatistas muertos al derrumbarse una pared del depósito de Barracas fueron despedidos ayer en medio de expresiones de emoción y dolor. Seis de las nueve víctimas mortales fueron veladas en el Salón Dorado del Cuartel Central de la Policía Federal, en el barrio de Montserrat, adonde acudieron funcionarios nacionales y porteños.

En medio de aplausos y es­cenas de dolor de familiares y amigos de las víctimas, y mientras sonaba la sirena del cuartel, el cortejo fúnebre salió a 
las 16 en dirección al cementerio de la Chacarita, donde el arzobispo Mario Poli rezó un responso y fueron inhumados los restos de los caídos en el Panteón Policial.

En ese marco, un capellán policial leyó la carta que envió el papa Francisco, en la se manifestó “profundamente apenado” por la tragedia y transmitió su cercanía a quienes “sufren y están abatidos por tan lamentable suceso”.

Mientras se despedía a los bomberos de la Policía Federal, otras dotaciones de la fuerza continuaban trabajando en el depósito de Barracas para extinguir el fuego que persiste bajo los escombros de la estructura que se derrumbo este ­miércoles.

Fuentes policiales informaron que si bien el fuego estaba “circunscrito” a una zona, se realizaban tareas de enfriamiento de los escombros y remoción de hierros y mampostería que actúan en estos casos como “escudo” contra el agua.

 

Fuente: La Voz.

Comentarios

Otras Noticias