Barrio Parque América

Indignación por violento arrebato a una cuadra de la comisaría Séptima

Una mujer con serios problemas de salud fue arrastrada unos 50 metros por dos motochorros que le robaron la cartera.
sábado, 15 de marzo de 2014 00:00
sábado, 15 de marzo de 2014 00:00

Una mujer que volvía de la iglesia fue víctima de la inseguridad de manera violenta y a plena luz del día, ayer en el barrio Parque América. Los vecinos se quejaron de que la policía no recorra las calles de la zona realizando prevención.
El ilícito ocurrió al mediodía, en la intersección de avenida Brasil y calle Paraguay. Beatriz (nombre ficticio), de 59 años, es jubilada por incapacidad y en los instantes previos había salido de la iglesia. En ese interín, fue abordada por sujetos que se conducían en una motocicleta. Mientras uno conducía, el otro intentó arrebatarle la cartera, la cual llevaba sobre su brazo izquierdo.
Por el instintivo gesto de intentar defender sus pertenencias, la mujer forcejeó y terminó cayendo al suelo; fue entonces que los malvivientes la arrastraron por una distancia de media cuadra aproximadamente.
El Esquiú.com dialogó con la damnificada, quien detalló el angustiante momento: “Por la forma en que me agarré, el que venía atrás se cayó de la moto [...]. Alcancé a incorporarme y les tiré con un palo que había por ahí, pero igual se llevaron la cartera”. Los motochorros huyeron en dirección al barrio 11 de Mayo.
La mujer sufrió escoriaciones en sus brazos y piernas. “Me operaron dos veces de la columna y tengo muchas otras complicaciones de salud. Me dijeron que haga la denuncia, porque son ladrones que la policía conoce”, expresó Beatriz.
Su indignación llegó cuando, al concurrir a la comisaría Séptima, en Costa Rica y Puerto Rico, encontraron un importante número de efectivos policiales, pero nadie recorría las calles del barrio. “Me trataron bien, les describí y ellos salieron. A las 3 de la tarde, fueron a mi casa a decirme que encontraron la cartera en un descampado. Me preocupaba sobre todo la documentación de la obra social. No puede ser que al mediodía ocurra algo así. La comisaría estaba llena de oficiales, ¿por qué no los mandan a recorrer la zona? Ahora estoy con calmantes, anti inflamatorios, pastillas para los nervios y la presión; me quedé sin plata y sigo en shock, pero estos tipos van a seguir haciendo de las suyas como si nada”, concluyó.
 

Comentarios

Otras Noticias