La máxima autoridad judicial de la provincia

Sesto de Leiva: “La lucha contra la violencia debe ser política de Estado”

La presidenta de la Corte opinó sobre los casos de linchamiento que se registraron y sobre la reforma del Código Penal.
sábado, 5 de abril de 2014 00:00
sábado, 5 de abril de 2014 00:00

La presidenta de la Corte de Justicia, Amelia Sesto de Leiva, dialogó con medios radiales sobre los distintos casos registrados en el país y la provincia que resultaron con delincuentes “ajusticiados” por parte de vecinos que decidieron intervenir, sin esperar la llegada de las autoridades.
A su vez, la magistrada manifestó su parecer sobre algunos puntos del borrador de la Reforma del Código Penal, aunque aclarando no haber leído el instrumento que no fue publicado.

¿Qué opinión le merece esta “moda de los linchamientos” que se está dando en todo el país e incluso en la provincia?

Es una consecuencia de la violencia que, en lugar de solucionar, agrava espantosamente el problema. Ya hace 4 años, los poderes judiciales del NOA organizaron un encuentro en Tucumán, invitando a los poderes judiciales, legislativos y ejecutivos de esa vecina provincia, Catamarca, Jujuy, Salta y Santiago del Estero, para tratar el asunto de la violencia. Era un deseo del poder judicial declarar como política de Estado la lucha contra la violencia, pero no se pudo concretar, lamentablemente, porque esto luego se disgregó; pero esa era la idea. Veíamos venir esta problemática desde hace mucho tiempo. La violencia está rompiendo el tejido social. Lamentablemente, se está llegando a esto, que es un efecto no querido por nadie, y hay que pararlo de alguna forma; hay que luchar contra esto y solucionar este problema. Es muy grave lo que está pasando.

¿Cómo se hace para lograrlo?

Precisamente, fue una idea de los poderes judiciales la de declarar como política de Estado la lucha contra la violencia. Habrá otros poderes que tendrán otros criterios, pero por lo menos hay que hablarlo, discutirlo, ponernos de acuerdo y disentir, si hace falta, poniendo manos a la obra.

¿Qué se hace con el estado de indefensión que sienten los ciudadanos, cuando cada vez hay más casos de inseguridad y más violentos y la gente reacciona haciendo justicia por mano propia?

No se puede hacer justicia por mano propia; eso es absolutamente absurdo. La Justicia debe ser aplicada por los poderes del Estado; para eso somos una sociedad organizada. No se puede pensar en esto. Si bien se puede entender la reacción de una persona que se siente atacada, pero jamás se puede justificar. Creo que se puede luchar contra la violencia y no creo que la misma se dé en una clase social y no en otra. Se da en todas las clases sociales y en todas las capacidades culturales y económicas de la Nación. Lo que se debe hacer es luchar contra otras cosas, como la droga, la falta de trabajo y de educación, porque todas estas cosas contribuirían en evitar todo esto. Yo opino que son detonantes muy fuertes y hay que luchar contra ello; hay que evitar que se rompa el tejido social. Los que estamos a la cabeza de los poderes del Estado tenemos la obligación de analizar, ver y luchar contra eso; y esto no corresponde únicamente a los funcionarios o a los magistrados, sino a todos.

Pero se dan casos en los que la impotencia de la gente se exacerba, cuando queda la sensación de que los delincuentes entran por una “puerta giratoria”.

Hay que dejar en claro que hay leyes que rigen y que están antes de los jueces, porque existen antes de que las personas cometan un delito. Son las que determinan si alguien puede quedar detenido y cuándo puede lograr su excarcelación. Esto no lo deciden los jueces, lo deciden las leyes que están antes de los jueces y si no las cumplen, deben ser pasibles de un juicio político.

Esto trae a colación la polémica por la Reforma del Código Penal. ¿Qué opinión le merece?

El Código Penal tiene varios años y está reformado parcialmente en varias partes. Esta comisión creo que está tratando de unificar todo y hacer un código más moderno. De todas maneras, no conozco el proyecto y no puedo hablar del mismo. Tampoco sé si es un proyecto; dicen que es un borrador. Pero creo que el común de la gente se ha ofendido, porque algunas penas han sido disminuidas en su cantidad; pero se trata de comentarios periodísticos. Eso le ha disgustado a la gente y por eso hay resistencia. Pero si diera una opinión sobre esto, lo haría en base a comentarios periodísticos solamente, ya que no lo conozco y no ha sido publicado.

Puntualmente, uno de los temas que más rechazo genera es que dejaría de existir la reclusión perpetua.

Es que, si bien es cierto que está en el Código, en realidad son 30 años como máximo, porque hay leyes posteriores al código que lo fueron modificando, que permiten que se evalúe la conducta de un interno y, según eso, se disminuyan los años que le dieron. Creo que cada uno de los delitos debe ser analizado en su momento, en el contexto de quien lo cometió, de contar qué se cometió y, de acuerdo a ello, aplicar las penas. Éstas se aplican cuando ya se cometió el delito y lo que nosotros tenemos que procurar es que haya menos delito. Eso lo tiene que conseguir la sociedad toda, trabajando con sus legisladores, con sus jueces y con sus poderes ejecutivos.

¿Y con respecto a la reincidencia?

Yo creo que la reincidencia tiene que ser un agravante del delito cuando se da esa circunstancia. Son posturas filosófico-jurídicas. Opino que debemos enfocarnos en evitar el delito. Una vez que ya llegó la conducta delictiva a ser juzgada, la constitución nuestra dice que las cárceles deben ser limpias, para que se consiga la reinserción de la persona; pero eso es algo que cuesta mucho mantener. Un poder del estado no va a dar la solución, ni siquiera los tres poderes; sino que entre todos tenemos que darla.

Pleno de la Corte

La jueza indicó, además, que este último jueves se reunió el pleno de la Corte de Justicia que trató, principalmente, sobre “el informe que se le hace a la Legislatura por el desarrollo del Poder Judicial. Se enviará un parte a cada una de las cámaras para que, con fecha primero de mayo, los señores legisladores tengan el informe correspondiente”.

Arrebatador linchado

Días pasados, un sujeto de 18 años, que acababa de arrebatar la cartera de una mujer, fue perseguido por el novio de ésta y luego reducido en la calle Fortunato Rodríguez, en Valle Viejo.
Los vecinos de la zona, testigos de lo acontecido, se sumaron al joven y, a pesar de que el ladrón se encontraba reducido, lo continuaron golpeando y pateando hasta dejarlo inconsciente.
El muchacho, de apellido Castro (foto) se salvó a causa de la intervención de efectivos policiales, que debieron asistirlo y, posteriormente, trasladarlo al hospital San Juan Bautista, en grave estado.
Este último jueves, Castro fue trasladado a la Unidad Fiscal de Delitos Criminales, donde se le imputó el delito de “robo simple”. No se descarta que el joven denuncie penalmente a los vecinos que lo golpearon, por causarle las lesiones.
 

Comentarios