Se llevaron un botín de 10 mil pesos

Lo encañonaron para robarle: “No se lo deseo ni a mi peor enemigo”

Dos delincuentes a rostro cubierto entraron a asaltar el local comercial de un hombre de 76 años.
martes, 20 de mayo de 2014 00:00
martes, 20 de mayo de 2014 00:00

Hugo Antonino (76) fue víctima de un violento asalto durante la noche del lunes, cuando dos malvivientes entraron a su local comercial del barrio 9 de Julio con el rostro tapado y lo encañonaron.

El ilícito ocurrió a las 22.25 del lunes en el local de Pago Fácil que Antonino atiende, sobre avenida Acosta Villafañe antes de llegar a Independencia. Los asaltantes se fueron con la suma de diez mil pesos en efectivo.

En diálogo con El Esquiú.com, el damnificado explicó que uno de los sujetos traía consigo un arma de fuego. “Sólo podía verles los ojos, tenían pasamontañas y cascos, el que estaba armado me sorprendió por la puerta trasera del negocio, me apuntó con la pistola en la cabeza y me decía ‘dame toda la plata, dame toda la plata’. Por el frente otro sujeto con voz amenazante me decía ‘ponela acá’, sosteniendo entre las manos una bolsa”, explicó el septuagenario.

Antes, Antonino había estado charlando unos diez minutos con clientes conocidos del barrio, momento que habrían aprovechado los delincuentes.

La violencia con la que actuaron los asaltantes shockeó al hombre: “Yo me quedé sorprendido por la situación y me pegaron un empujón contra un mostrador de vidrio, el cual rompí y me golpeé la cabeza”. “Manoteó el dinero que estaba por guardar en el sobre donde se encontraba el arqueo del día. En dos minutos me arrebataron y huyeron”, detalló el damnificado.

La policía fue alertada del episodio y efectivos de Comisaría Tercera y Unidad Judicial Nº 3 acudieron hasta el lugar, pero los malvivientes ya habían emprendido la fuga con rumbo desconocido.

“No se lo deseo ni a mi peor enemigo, para mí es como un milagro de la Virgen el estar vivo con esto que pasó, vino personal del SAME y me dieron un calmante porque entré en una crisis de nervios”, indicó el comerciante.

La investigación quedó a cargo de la Unidad Fiscal de Delitos Criminales en turno, a cargo de Víctor Figueroa.
“La policía me preguntaba cómo era el arma pero les dije que yo no sabía de armas, que en mi vida había visto una, ya que le tengo terror a las armas (sic)”, añadió Antonino.

Respecto a la situación en su zona, opinó que “acá no pasa un policía, antes se los veía caminando. El pasaje que ingresa a la maternidad es una boca de lobo. Espero que la justicia actúe”.


Al caer

Antonino señaló que si bien era la primera vez que lo asaltaban, antes habían intentado entrar al negocio forzando las puertas. Además, dijo haber presenciado unos cinco ilícitos en inmediaciones.

Comentarios

Otras Noticias