Asistía a una parroquia para recibir ayuda

Gran operativo por preso que iba a rehabilitarse y se escapó

El recluso aprovechó el momento en que quedó sin custodios para salir por una ventana.
viernes, 6 de junio de 2014 00:00
viernes, 6 de junio de 2014 00:00

Un importante operativo se montó, cuando caía la noche de ayer, a causa de un interno del Servicio Penitenciario que eludió la custodia mientras asistía a un grupo de rehabilitación de adicciones en una iglesia.
Hasta el cierre de esta edición seguían intentando dar con el paradero de un recluso de apellido Duarte en la zona de Los Ejidos.
De acuerdo a lo que se pudo conocer, el hombre había asistido a la parroquia Jesús Niño, ubicada en la esquina de Alem y Zurita, donde desde hace tiempo funciona un grupo que trabaja con la recuperación de los privados de su libertad.
Fuentes consultadas explicaron que la directiva que tenían los agentes de traslado encomendados al cuidado de los presos que acudieron a la charla era la de vigilar las puertas del salón donde se llevan a cabo los encuentros, ya que no se les permite entorpecer el tratamiento con su presencia. La ocasión fue aprovechada por Duarte, quien ágilmente se incorporó de su banco y tomó carrera para abandonar el lugar a través de una ventana.
El hecho fue advertido por uno de los celadores, quien le dio persecución, pero el recluso logró burlarlo. Se montó entonces un fuerte operativo a los fines de dar con el fugitivo, a quien habrían divisado por última vez en cercanías de la zona del arroyo Fariñango.

Sorpresa

Según explicaron fuentes judiciales, son nueve los internos que asisten semanalmente al lugar, divididos en tres grupos de tres. A la iglesia también asistirían por voluntad propia otros presos que cuentan con beneficios de salida laboral.
Duarte, condenado por delitos contra la propiedad, asistía desde hacía varios meses para recibir el tratamiento con total normalidad, por lo que su escape tomó por sorpresa a todos los encargados de su custodia. Cabe aclarar que al momento de participar de las actividades los internos no llevan esposas.

Necesidades

El penal de Miraflores cuenta con asistencia mínima para el tratamiento de adicciones, por lo que se permite, en ciertos casos, que los presos acudan fuera de las instalaciones a grupos comprometidos que ayuden a los internos a luchar contra este y otros flagelos, siempre que lo hagan con la debida custodia. En la provincia solamente se cuenta con el centro ubicado en el Humaraya para este tipo de cuestiones, por lo que el resto de la ayuda proviene de colaboradores y ONG’s.
Además de la parroquia Jesús Niño existen otros lugares a los que los internos acuden. Uno de ellos es en la iglesia Santa Rosa de Lima, donde se trabaja con problemas de alcoholismo con resultados satisfactorios desde hace aproximadamente tres años.
 

La Chancha

Sebastián Domingo “La Chancha” Frías era hasta el momento el último interno del penal que se encontraba prófugo. Frías, condenado a 10 años de prisión en 2009 por un violento asalto, gozó durante dos años de salidas transitorias cumplidas a rajatabla, pero en mayo del año pasado resolvió no regresar de una de ellas. La policía nunca logró localizarlo.

Comentarios

Otras Noticias