Muerte de Nahuel Mitre

Para Luciano Rojas, no quedan dudas de la responsabilidad de funcionarios municipales

Se conoció el resultado de las pericias en el Museo Caravati.
viernes, 26 de septiembre de 2014 · 00:00

Esta mañana, el abogado que representa la querella de la familia de Nahuel Mitre, el adolescente de 13 años que fue encontrado sin vida atrapado en el ascensor del Museo Caravati, se presentó en los Tribunales para notificarse del resultado de las pericias ordenadas en las instalaciones del edificio donde se desencadenó la tragedia el pasado 19 de noviembre de 2013.

El representante en el proceso de la madre de la víctima, explicó que de acuerdo con el informe técnico del ingeniero especializado que revisó en ascensor “las conclusiones son categóricas, estableciendo que el ascensor no estaba en condiciones de ser habilitado, que presentaba fallas de todo tipo”, y que asimismo el lugar, más allá de la cabina del ascensor, “tampoco estaba señalizado, lo cual se trata de una imprudencia, una negligencia funcional de no haber custodiado que a ese sector no ingresen personas extrañas a la administración pública municipal”.

La responsabilidad

Rojas también señaló que “Una vez probado y acreditado un hecho delictivo, que me parece que con esta prueba incorporada queda totalmente sin discusión a esta altura, vamos a pasar a determinar la responsabilidad y la participación criminal de los funcionarios actuantes. Se trata de una negligencia, por la cual se produjo la muerte del menor y una de estas personas, según la distribución de funciones, es quien debe responder por este hecho”.

Recordamos que por el hecho se encuentra denunciado el propio intendente capitalino, Raúl Jalil. En este sentido, el querellante reafirmó que “En primer lugar debería responder el titular del Ejecutivo, como cabeza del municipio, y luego de ello veremos si hay otro funcionario que tiene alguna responsabilidad más directa, como el Secretario de Cultura, de Educación, habría que ver a cargo de quién estaba en el municipio, quién tenía las decisiones directas sobre el funcionamiento de hecho, sobre la construcción de la obra en ese lugar”, apuntó el letrado y agregó que “Vamos a pedir unos testimonios a personas que trabajaron en el lugar, vamos a pedir testimonio sobre este mismo ingeniero que realizó la pericia para que nos aclare algunos puntos que al no ser conocedores de esta ciencia sería necesario que nos ponga al tanto”, para continuar con las diligencias probatorias pertinentes.

El informe

El perito, un ingeniero de apellido Ramírez, se pronunció en torno a tres aspectos, indicando que:

1) Debido a observaciones realizadas durante la inspección visual sobre el estado de las instalaciones, concluye que el trabajo de construcción de la obra no estaba terminado en todos sus detalles;
2) En lo referido a la cabina del ascensor, el faltante de vidrio u otro material en su lugar generó un marco propicio para el accidente ocurrido ya que existía riesgo de cizallamiento entre la cabina y los montantes de la estructura, por lo que el ascensor peritado no reúne las condiciones de seguridad necesarias para el transporte vertical del personal;
3) El ascensor no superó las pruebas funcionales realizadas, además de las instalaciones, no disponen de carteles indicadores de capacidad máxima de pasajeros, salida de emergencia, entre otros.

Fuente: Radio Valle Viejo

Comentarios

Otras Noticias