A cinco años de la muerte de Liliana Garabedian

La necropsia no arrojó pistas nuevas por la descomposición del cadáver

Los especialistas del Eaaf señalaron que el tejido se encontraba muy descompuesto y no se podía analizar.
jueves, 1 de octubre de 2015 00:00
jueves, 1 de octubre de 2015 00:00

Tras solucionar un inconveniente con el aparato para tomar placas radiográficas, se concluyó ayer la necropsia de Sonia Liliana Garabedian. Si bien los informes con las conclusiones aún no fueron elaborados, se pudo conocer que no se habrían encontrado lesiones óseas y que si bien existían tejidos, los mismos se encontraban ya en estado avanzado de putrefacción.

Como se recordará, el martes se exhumó el cuerpo de la mujer de un cementerio de Valle Viejo y se lo trasladó a la morgue, pero la carencia de una máquina para hacer radiografías hizo imposible continuar con la medida judicial.

El fiscal de instrucción Nº 2, Roberto Mazzucco, gestionó que un técnico arme el equipo, que fue adquirido hace tres años por la Corte de Justicia para un laboratorio de Criminalística que aún no está en funcionamiento. Cerca del mediodía se tomaron las placas al cadáver y las pericias continuaron hasta las 5 de la tarde aproximadamente.

Ahora, los expertos del Cuerpo Interdisciplinario Forense tienen un plazo de cinco días para presentar un informe con las conclusiones, mientras que los miembros del Equipo Argentino de Antropología Forense (Eaaf) que intervinieron por pedido de la querella harán lo propio.

En este sentido, Eaaf y la familia de la joven no cambiarán su postura respecto al informe realizado anteriormente, donde determinaron que Garabedian murió producto de asfixia producida por un lazo y criticaron el trabajo forense realizado. Los cinco años transcurridos entre el deceso y la exhumación, medida a la que sólo el fiscal Mazzucco accedió realizar, hicieron mella en el cuerpo y el avanzado estado de descomposición impidió que pudieran evacuar sus dudas respecto a la zona del cuello de la mujer.

Como se había mencionado desde la querella en la jornada anterior, las chances de poder encontrar estos rastros eran bajas. La teoría de Eaaf se basa en el análisis de las fotografías que obran en el expediente y en el informe de la autopsia realizado en aquel momento.

Garabedian fue encontrada sin vida en un descampado de la localidad de Miraflores en diciembre de 2010, luego de haber sido detenida sin razones valederas por efectivos de la comisaría Décima en un procedimiento plagado de vicios. Tras su liberación, cuyas circunstancias son poco claras, poco se conoció de su paradero más allá de algunos testimonios que dijeron haberla visto deambular. En el medio, atravesaba una conflictiva separación con su esposo, Roberto Barros, en la cual había denuncias por violencia de género.

El próximo paso a seguir en la investigación será la realización de una autopsia psicológica para Garabedian.

Comentarios

Otras Noticias