Femicidio de María Eugenia Rojas

Para los jueces que lo condenaron, ni la cárcel rehabilitará a “Bebe” Cano

Se leyeron los fundamentos de la sentencia que le dio una segunda perpetua a quien también asesinó a Susana Aguilar.
miércoles, 2 de septiembre de 2015 00:00
miércoles, 2 de septiembre de 2015 00:00

Los jueces de la Cámara Penal Nº 3, donde días atrás Damián Matías “Bebe” Cano (32) recibió su segunda condena por asesinato, consideraron en los fundamentos que ni siquiera el tratamiento que recibirá en la cárcel durante los largos años que pasará allí logrará una adecuada rehabilitación en él.

El jueves se dio lectura a los fundamentos de la sentencia en la que Cano fue declarado autor de homicidio doblemente agravado por alevosía y femicidio, delito castigado con prisión perpetua. La víctima fue la joven psicóloga María Eugenia Rojas, a quien ultimó de cuatro puñaladas en su departamento.

Anteriormente, ya tenía una condena por homicidio doblemente agravado por ensañamiento y alevosía, ya que fue el responsable de la muerte de Susana Aguilar, realizada con un modus operandi bastante similar al primer hecho de sangre.

Por el femicidio de Rojas, los magistrados César Marcelo Soria, Jorge Rolando Palacios y Patricia Raquel Olmi fallaron de manera unánime. Presidiendo el tribunal, el juez Soria remarcó que “Bebe” dijo durante el interrogatorio de identificación personal que “está privado de su libertad, pero no de sus sueños y metas”.

Al respecto, indicó que María Eugenia “también tenía sueños, como formar una familia y realizarse en su profesión, entre otros. Quizás Cano podrá cumplir esos sueños y metas, pero ella no, porque él ha cegado su vida”, añadiendo que la asesinó llevando adelante una acción deleznable para lograr su cometido.

En el voto, al que adhirieron sus pares, Soria explica que Cano usó la cuchilla –obtenida en la cocina de la víctima, quien era su amiga- “con tal ferocidad que patentiza el odio que lo animaba a emprender su comportamiento repudiable”, agregando que “mostró una gran perversidad”.

El juez consideró que en base al análisis objetivo de las pruebas y de los informes realizados, el recluso es alguien altamente peligroso para la sociedad. “Este magistrado, luego de analizar todas las circunstancias que rodearon al suceso en examen, duda que el tratamiento penitenciario, en este caso particular, pueda lograr la adecuada rehabilitación. No porque aquel no sea adecuado para la población carcelaria, sino porque se está en presencia de un sujeto (…) que presenta rasgos psicopáticos”, disparó Soria.

Cano actuó de forma traicionera con una persona que le tenía confianza y la mató con tal alevosía que siguió apuñalándola cuando ésta se encontraba totalmente indefensa. Al realizar la última estocada, hundió el cuchillo y lo dejó clavado en el pecho de su víctima, intentando iniciar un incendio al huir del lugar.

Comentarios

Otras Noticias