CASO BARAKAT

El doble crimen en una cocina de cocaína que hizo caer a los hermanos sirios

lunes, 03 de diciembre de 2018 12:52
lunes, 03 de diciembre de 2018 12:52

Clarín (Virginia Messi)

Los hermanos sirios Barakat Barakat (42) y Fadel Barakat (45) -comerciantes en Salvador Mazza, Salta- fueron condenados a 12 años de prisión por fabricar cocaína y almacenar toneladas de precursores químicos. El fallo fue dictado en los últimos días por el Tribunal Federal de Catamarca y podría parecer uno más. Pero no.

Detrás de los hermanos hay una historia en la que se entrelaza un violento doble crimen ocurrido en 2010 en una cocina de droga en la localidad catamarqueña de Icaño, una sofisticada banda narco que operaba desde el Olivos Golf Club -detenida en enero pasado- y hasta el escandaloso contrabando de efedrina que llevó al Triple Crimen de General Rodríguez, en 2008.

Todo eso sin considerar que algunas fuentes de inteligencia vinculan a los hermanos Barakat con el clan liderado por Assad Ahmad Barakat, investigado por supuestos vínculos con Hezbollah, capturado en septiembre por la Policía Federal de Brasil en Foz do Iguazú, en la Triple Frontera.

Capítulo 1

El 13 de diciembre de 2010, en una humilde casa del pueblo de Icaño, a 100 kilómetros de Catamarca Capital, el crimen de una pareja de jubilados conmovió a los vecinos.

Hiladia Vallejos (70) había recibido un balazo en la cabeza y su esposo, varias puñaladas. Ambos habían sido asesinados frente a su nieto de 15 años, un adolescente ciego con retraso mental.

El crimen del matrimonio fue encarado y cerrado por la Justicia local como un violento robo. Incluso, un ladrón terminó condenado por los homicidios. Sin embargo, demasiados indicios apuntaron años después hacia una venganza narco.

Para empezar, cuando la Policía catamarqueña entró a la casa de Hiladia se encontró nada menos que con una cocina de cocaína. En el lugar había 289 gramos de clorhidrato de esa droga y un gran número de precursores. Entre los químicos se secuestró parte del lote N E297Z de manitol. Un dato clave para lo que pasaría después. 

El lote completo de manitol (cinco mil kilos) había sido importado por la firma Ferromet, quien lo había fraccionado y vendido a diferentes mayoristas. Una de esas partes había sido comprada por los hermanos Barakat, que -de acuerdo al rastreo de trazabilidad- enviaron 50 kilos a Icaño.

Fue siguiendo esta pista que en 2016 se allanaron los negocios de los Barakat en Salvador Mazza y se les secuestraron 80 toneladas de bicarbonato de sodio, materia prima para la fabricación de cocaína y una sustancia prohibida en Bolivia precisamente porque se le puede dar este uso.

Por el acopio de precursores químicos y su aporte a la fabricación de cocaína en la cocina de Icaño donde fue masacrado el matrimonio, los hermanos sirios quedaron detenidos, fueron procesados y finalmente, ahora, condenados a 12 años de prisión.

Su relación con el doble crimen aun es una hipótesis extraoficial en Catamarca, donde se rumorea que Hiladia y su marido tenían en su humilde casa 600.000 dólares que habían sido "mexicaneados" a narcos colombianos afincados en Bolivia.

Capítulo 2

El viernes 26 de enero pasado, por orden del juez federal de Lomas de Zamora Federico Villena, la Gendarmería detuvo a una banda de traficantes en un operativo al que se bautizó "Narcogolf" porque uno de sus cabecillas vivía en el Olivos Golf Club y otro tenía 9 de hándicap.

De acuerdo a la investigación -en la que colaboró la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar)-, la organización había comprado unos 800 kilos de cocaína boliviana a un colombiano radicado en Santa Cruz de la Sierra. La droga entró por aire hacia Santa Fe y luego fue acopiada en un galpón de la provincia de Buenos Aires.

Entre los detenidos de Narcogolf estuvo el salteño Elías Exeni (56, alias "El Turco"), quien vivía en el Golf Club y tenía nutridos antecedentes por narcotráfico. ¿El más interesante de ellos? Era uno de los hijos del matrimonio masacrado en 2010 en la cocina de cocaína de Icaño.

Nacido en Salvador Mazza, Elías Exeni tenía relación con los Barakat, según el tribunal federal de Catamarca que condenó a los hermanos sirios. Para empezar, los tres estaban asentados en la zona, una de las más calientes del narcotráfico: los Barakat vendían precursores y Exeni se había hecho una reputación como cocinero de cocaína.

Los Exeni también se movían como un clan: además de Elías, los investigadores siguieron los pasos de sus hermanos Dolores (inclinada a la política y directora de una fundación) y Luis (le rastrearon antecedentes en Córdoba).

"Que Hiladia Vallejos sea la madre de Elías Exeni tiene importancia en el caso dado que está absolutamente comprobada la relación entre los imputados y Elías Exeni quien –como se verá– tenía relación con los imputados en el negocio ilícito de los estupefacientes. Elías Exeni era un conocido cocinero de droga y los hermanos Barakat lo sabían perfectamente", sostuvieron los jueces en su sentencia.

Capítulo 3

Como para completar la trama en la que todos los elementos se entrecruzan, los investigadores determinaron que los hermanos Barakat le compraban los precursores químicos (que luego desviaban al mercado narco) a la Droguería Libertad.

Tanto así que en Ia cocina de Icaño, en Catamarca, se secuestraron 25 kilos de lidocaína con la marca de Droguería Libertad. El precursor había sido comprado por José Luis García Coronado, socio de los hermanos sirios, quien aun permanece prófugo en la causa por la que sus cómplices fueron condenados a 12 años.

Y Droguería Libertad no es una droguería más: fue la que importó el 37% de la efedrina entre los años 2004 y 2008. Una fiesta de descontrol para la fabricación de metanfetaminas que terminó con los crímenes de Sebastián Forza, Leopoldo Bina y Damián Ferrón.

Fuente: Clarín (Virginia Messi).

81%
Satisfacción
0%
Esperanza
11%
Bronca
3%
Tristeza
0%
Incertidumbre
3%
Indiferencia

Comentarios

04/12/2018 | 00:31
#3
¿Por que durante los gobiernos K, no se combatió el narcotráfico como se lo hace ahora? No pueden decir que no había tráfico ilegal de drogas, cuando es evidente que en la Argentina es de vieja data. Acaso Lilita tenía razón cuando se refería sobre el particular a Animal y al Cabezón? Sucede cuando el problema se instala, no es fácil erradicarlo. Ahora los responsables se hace los distraídos, incluidos en nuestra casa. Esta lucha tiene sus altos costos y el gobierno nacional los está asumiendo, cosa
03/12/2018 | 21:45
#2
Eso demuestra la incapacidad de la policía local para descubrir crímenes...con tanta droga que había en la casa de Icaño, lo más fácil que pudieron hacer es inventar un robo y condenar a un perejil, teniendo las evidencias en las narices. Es mucho pedir para sus pequeños cerebros de pocas neuronas (y pocas ganas de trabajar).
03/12/2018 | 13:44
#1
A los políticos les ruego que cambien las leyes. Pena de muerte para este delito. Si no, nos va a comer vivos a todos

Otras Noticias