La Justicia puso el foco de atención debido a los constantes arrebatos

Investigan locales de reparación de celulares por venta de equipos robados

La policía secuestró en un comercio un aparato telefónico que había sido arrebatado a una menor de 11 años.
sábado, 28 de noviembre de 2020 02:09

La investigación por un violento arrebato a una nena de 11 años destapó un mercado ilegal donde irían a parar la mayoría de los celulares que son producto de arrebatos. La policía logró recuperar un aparato telefónico que estaba en poder de un local dedicado a la venta y reparación, ubicado en la zona norte de la Capital.


Según informaron fuentes ligadas a la investigación, el hecho que despertó el interés de la Justicia sucedió el pasado 21 de noviembre en el barrio 26 Viviendas Norte, cuando una joven de 27 años denunció que su hija había sufrido el robo de su equipo de telefonía. 


De inmediato, la fiscalía en turno inició una investigación, por la que efectivos de la brigada lograron identificar a los presuntos arrebatadores, quienes se conducían a bordo de una motocicleta de color rojo. Luego de ello, gracias a tareas de su especialidad los policías pudieron arrestar a los involucrados, identificados como  Walter Gabriel Callafa (18) y Diego Miguel Antonio Romero (28), quienes serían los presuntos autores.

 


Además, tras averiguaciones, pudieron establecer que el equipo robado, un celular Samsung J4, con funda rosa, había sido vendido a un local de venta y reparación de celulares ubicado en la avenida Choya 75, donde tras un registro domiciliario, la policía pudo recuperar el aparato telefónico y su propietario, identificado como Noel Franclin Nieva (27), habría manifestado que lo adquirió de buena fe de parte de Romero.


La fiscalía ordenó que se lleven a cabo también otras medidas. Efectivos de la División Investigaciones, conjuntamente con personal de la Unidad Judicial 8, materializaron registros domiciliarios en el barrio La Esperanza, por calle 22 de Abril sin número, propiedad de la familia Romano, donde procedieron al secuestro de un casco marca Shiro color negro con verde claro, utilizado al momento del hecho.


Vale destacar que llamó la atención el nivel de impunidad de los sujetos, que al momento de la aprehensión fueron arrestados con la misma vestimenta con que habrían cometido el arrebato, en la misma motocicleta de 150 cc ., propiedad de Romero. 
De acuerdo a la información que surgió de registros fílmicos de cámaras de seguridad de la zona donde ocurrió, el violento arrebato a la niña habría sido cometido por Callafa, con complicidad del dueño de la moto.


Fuentes consultadas por este medio informaron que esta sería una práctica constante en el ambiente, hecho por el cual se puso el foco de atención en esta actividad, que sería el canal más rápido para deshacerse de los botines de este tipo de ilícitos, que cada vez son más frecuentes y violentos, señalaron.

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias