Estaba presa desde febrero de 2020

Acusada de asesinar a su ex quedó libre por actuar en legítima defensa

Su defensa logró demostrar que ella se defendió tras numerosos ataques de su expareja.
martes, 30 de noviembre de 2021 01:58
martes, 30 de noviembre de 2021 01:58

Una mujer que permanecía privada de su libertad desde febrero de 2020 acusada de quitarle la vida a su expareja, Walter Roldán, fue ayer liberada al considerarse que actuó defendiéndose del hombre, quien durante años ejerció violencia de género en su perjuicio.


El juez de Control de Garantías, Héctor Rodolfo Maidana, dictó ayer el sobreseimiento total y definitivo de la acusada “por haber obrado en legítima defensa” y dispuso que fuera puesta en libertad ayer mismo.


La abogada defensora de la mujer sobreseída, Silvia Barrientos, expresó en diálogo con El Esquiú.com que “este es un fallo sumamente importante, porque ella estaba imputada por ‘homicidio agravado por el vínculo’, es decir que podía ser condenada a cadena perpetua por haberse defendido del hombre”. “Mediante la defensa, presentamos pruebas que acreditaron que venía siendo víctima de un grave caso de violencia de género desde hace años, lo que quedó demostrado por testigos y pericias psicológicas; además, lo había denunciado un mes atrás del hecho por darle una golpiza”.


A su vez, relató que el mayor deseo de la mujer liberada es reencontrarse con su hijo para poder brindarle la contención y crianza que requiere, ya que el niño también fue testigo de los graves hechos de violencia que se producían en su hogar.


Cabe recordar que los hechos ocurrieron el 25 de febrero de 2020, pero el hombre falleció por septicemia en el Hospital San Juan Bautista en abril de ese mismo año. “Aunque las causas de la muerte fueron una infección hospitalaria, el fiscal la imputó por homicidio y no tuvo en cuenta ninguna de estas circunstancias”, indicó Barrientos.


“Hicimos las presentaciones necesarias para que sea considerado un caso de violencia de género y de legítima defensa”, puntualizó Barrientos, indicando que desde que la mujer fue privada de su libertad, comenzó con la lucha.

Testimonios contundentes

El fallo con perspectiva de género que dictó el juez de Control de Garantías, tomó en cuenta la denuncia que la mujer expuso poco antes del hecho de sangre; también que ella misma se presentó en una dependencia policial ubicada en cercanías a su domicilio para pedir asistencia para el hombre y los testimonios de allegados a la familia, que dieron cuenta del cuadro de violencia que se vivía en el hogar.


Los testigos aseguraron que era evidente el miedo que la mujer sentía ante la sola presencia de su exmarido, se mostraba temerosa, no era libre para tomar decisiones y lloraba. Además era frecuente que el hombre la golpee y le jale el cabello.


Una de las personas que brindó su testimonio dijo que durante un festejo de cumpleaños del hijo de ambos, fue a buscar algo a la cocina y observó una violenta escena: Roldán la tenía tomada del cuello y presionaba su cabeza contra el freezer, mientras la insultaba.

Terror

El día de los hechos, de acuerdo al relato de la mujer, el sujeto la tomó del cuello e intentó estrangularla. Ella, temiendo por su vida y recordando ocasiones anteriores en que había sido víctima de hechos de violencia, tomó un cuchillo que estaba sobre la mesa, ya que pensó que su ex lo usaría para herirla, y cuando el hombre se abalanzó sobre ella le asestó la puñalada. Tras esto, salió a buscar ayuda mediante la presencia policial.


Los hechos ocurrieron en el barrio Virgen Niña y el nombre de la acusada se preserva, ya que fue sobreseída por los hechos. 

Precedentes 

Cabe recordar que este año, la Corte Suprema de Justicia de la Nación hizo lugar a un recurso extraordinario que presentó la defensa de Ana María Cabrera, una mujer que en 2018 fue condenada a 12 años de prisión por el homicidio de su pareja. 
En este caso, la mujer, quien había denunciado por violencia de género reiteradamente a su marido, terminó rociándolo con alcohol para luego prenderle fuego.


El fallo dejó sin efecto la condena oportunamente emitida por la Cámara Penal N°2 y finalmente la mujer fue dejada en libertad teniéndose en cuenta que actuó en legítima defensa y había sido víctima de violencia de género, aunque estuvo en prisión y cumpliendo prisión domiciliaria por años. 


A su vez, en 2011, la Corte Suprema dejó sin efecto una condena de 12 años de prisión que se le había impuesto a María Cecilia Leiva, quien en 2005 se defendió con un destornillador de su pareja mientras estaba embarazada de dos meses. 
En este caso, el Procurador Fiscal detectó que la causa se encontraba signada por un marco de violencia de género y revocó el fallo.


Otro caso recordado es el que involucra a Yésica Paola Ferreyra, quien quedó libre en 2018, luego de comprobarse que su pareja ideó y ejecutó el homicidio de Jorge Mauricio Herrera, con quien Ferreyra había tenido una relación sentimental en el denominado “Crimen del motel”, ya que se consideró que la joven había sido víctima de las circunstancias y no partícipe.
 

42%
Satisfacción
14%
Esperanza
23%
Bronca
0%
Tristeza
14%
Incertidumbre
4%
Indiferencia

Comentarios

30/11/2021 | 11:47
#2
Maten tranquilas... al chiquito que lo liquidaron entre la madre tortillera y la novia seguro se suicidó y las dos son víctimas inocentes
30/11/2021 | 07:49
#1
Lindo argumento.
30/11/2021 | 06:43
#0
ojala tenga la oportunidad de una VIDA NUEVA..

Otras Noticias