Inseguridad en establecimientos escolares

Delincuente entró a robar en una escuela y terminó preso

Un sujeto de 28 años terminó tras las rejas por intentar apoderarse de dos monitores de la Escuela EPET N°7.
miércoles, 3 de enero de 2024 01:27
miércoles, 3 de enero de 2024 01:27

Un joven de 28 años fue detenido en las primeras horas de la madrugada de ayer por los efectivos de la Comisaría Tercera, cuando pretendía robarse de la sala de informática de la Escuela EPET N°7 dos monitores de computadora.

Se trata de Carlos Suárez, quien pasadas las dos de la madrugada ingresó al predio de la escuela ubicada sobre avenida República de Venezuela y avenida Alem y perpetro el ilícito. 

Según pudieron reconstruir los investigadores, el sujeto, una vez dentro del predio de la escuela, subió una escalera que conecta con el patio externo y la primera planta. Allí abrió una ventana corrediza y accedió al aula de informática.

Del interior Suarez tomó al menos dos monitores de computadora, que pretendía robarse.

Para abandonar el aula, el sujeto forzó la puerta de acceso, ruido que fue escuchado por el sereno Carlos Campos (25), quien se encontraba en la planta baja y llamó de inmediato a la policía.

En breve, los efectivos de la Comisaría Tercera arribaron a la escuela y se dirigieron a la planta alta, donde sorprendieron al sujeto que, al percatarse de la presencia de los uniformados, intentó esconderse detrás de la puerta, pero terminó detenido.

Según explicó la directora de la escuela, Stella Perea, en los últimos dos años la institución escolar fue blanco de la inseguridad en tres oportunidades. 

En este caso, según dijo en declaraciones radiales, Suárez tenía en su poder un arma blanca con la que provocó daños en el cableado de las computadoras y agradeció que el sereno no lo enfrentó y llamó a la policía: “podríamos estar hablando de otra cosa ahora y no de un robo”, dijo en referencia a que el delincuente, según la directora, estaba armado.

Sin embargo, los policías al momento de su traslado a la comisaría, previo a revisar todo el piso de la planta alta en búsqueda de algún cómplice, no le secuestró ningún elemento en su poder. 

Los monitores que pretendía robarse los arrojó en el pasillo, apenas a metros de la puerta de la sala de informática, al percatarse de la llegada de la policía.

Comentarios

Otras Noticias