La jueza envió al padrastro acusado de abuso sexual al Penal de Miraflores

jueves, 21 de marzo de 2024 00:29
jueves, 21 de marzo de 2024 00:29

El sujeto de 38 años que el viernes pasado intentó quitarse la vida tras ser denunciado por su hijastra por abuso sexual fue ayer enviado al Penal de Miraflores.

La jueza de Control de Garantías N° 2, Cecilia Más Saadi, hizo lugar al pedido de la fiscal de la causa, Ruth Alejandra Antonino, de la Fiscalía Especial de Violencia Familiar y de Género, quien pidió que el sujeto continúe detenido.

En su alegato, la representante del Ministerio Público enmarcó el caso en un contexto de violencia género y de victimización sexual infantil, de una mujer de 18 años que habría padecido abuso en forma continuada por parte de su padrastro desde los 11 años.

“Entiendo que existen elementos de convicción suficientes para sostener la existencia material de los hechos imputados, así como también la participación punible del padrastro en los mismos y que corresponde que permanezca detenido en forma cautelar”, explicó en la audiencia.

Asimismo, entre sus fundamentos sostuvo que, en caso de recaer condena, el monto de la pena sería alto y de cumplimiento efectivo, lo que a su vez podría representar un riesgo de fuga.

Además, la funcionaria agregó que existen circunstancias claramente agravantes, “como el carácter gravemente ultrajante y continuado, de un hecho de naturaleza sexual, practicado contra una niña en forma sostenida durante siete años por una persona cuya función era cuidarla, y por esa relación de autoridad es probable que la extensión del daño sea mayor”.

Para concluir, la representante del Ministerio Público Fiscal hizo mención a que restan pericias psiquiátricas y psicológicas de la víctima. “Esta prueba es importante, dado que tratándose de un hecho que transcurrió en la intimidad y en secreto, la prueba central la constituye la Declaración de la víctima, y estas evaluaciones pueden arrojar indicios que contribuyen a fortalecer dicha prueba”.

Y agregó que el riesgo procesal surge de la relación de sometimiento y aprovechamiento de la inmadurez de la víctima, que hizo posible que durante 7 años esta cediera a mantenerse callada por miedo al imputado.

En este caso, la personalidad manipuladora y violenta del imputado, puesta en relación con la personalidad sumisa y vulnerable de la víctima, representa un riesgo procesal de manipulación de la prueba para la audiencia oral.

A esas características singulares del autor y de la víctima, que tiene por él sentimientos ambivalentes por considerarlo su “papá del corazón” y que además, por su edad, depende de él económica y emocionalmente, se suma el hecho de que, al momento de develarse el abuso, el detenido intentó suicidarse.

Concluida la audiencia, la policía trasladó al padrastro acusado de los delitos de hombre fue imputado por un hecho de “abuso sexual gravemente ultrajante, doblemente agravado por la guarda y la situación de convivencia preexistente con un menor de 18 años”, y otro hecho continuado de “abuso sexual con acceso carnal doblemente agravado por la guarda y la convivencia preexistente con un menor de 18 años” a la comisaría, desde donde será llevado al Penal de Miraflores previo examen médico. 
 

Comentarios

Otras Noticias