Chofer de UBER agredido

“Si no había nadie, no sé si no me pasa lo que le sucedió al chico Báez Sosa”

Christian Borgogno contó en primera persona lo vivido el viernes cuando fue patoteado por cinco remiseros.
lunes, 4 de marzo de 2024 01:25
lunes, 4 de marzo de 2024 01:25

Christian Borgogno (50), el conductor de UBER que fue atacado en patota por taxistas y remiseros habló con El Esquiú Play y contó detalles en primera persona sobre el lamentable hecho de violencia que vivió el viernes pasado. El chofer víctima comparó su caso con el resonante episodio del que fuera víctima Fernando Báez Sosa, quien fue atacado por una patota de rugbiers a la salida del boliche.

Aparentemente, el violento episodio se habría dado luego de que como miembro de la plataforma de servicio de transporte, aún no regulada en la Provincia, acudiera a una “situación de violencia” y manifestó: “nosotros tenemos un grupo de WhatsApp donde nos enteramos que había una situación de violencia en el barrio Los Pinos, bueno, como estaba cerca me llegué a ver qué pasaba y me di con que ya habían secuestrado como ocho autos de UBER, de forma totalmente ilegal, de nombre -que nosotros le pusimos- “emboscada”, donde la gente ésta de la policía de Tránsito se vale de los de la empresa de remises o taxis para que ellos hagan los pedidos; casi todos eran pedidos al aeropuerto. Entonces, ellos salen detrás de los árboles, detrás de los contenedores de basura, se te pone una adelante y uno atrás y empiezan a labrarle el acta de infracción, a no sé qué artículo, que somos ilegales”, contó. 

En este sentido, agregó en relación a la multa: “son mil litros de nafta infinia o premiun, la verdad no sé cuál es el valor que toman”.

En cuanto a la modalidad, el hombre señaló que se tratan en su mayoría de viajes al aeropuerto, los que se utilizan para “emboscarlos”. “Son viajes caros, porque para un chofer de UBER son más de 6 mil u 8 mil pesos, pero también pueden ser viajes a Capayán y a La Puerta”, expresó.

En relación al hecho en sí, del que le tocó ser víctima Borgogno, manifestó que no estaba trabajando en aquella oportunidad, pero se acercó de todas maneras. “Ya en otra oportunidad había ocurrido un hecho similar frente al Parque de los Niños, se llama Plazoleta de Los Niños. Hubo hechos de violencia, rompieron vidrios, los chicos lo tienen filmado a un tal Sampayo de remises Viaje Bien, no recuerdo bien, donde le rompen el vidrio a uno de los chicos, cuando se estaba queriendo eludir el operativo.

También porque se estaban dando muchos hechos de violencia”, recordó; “también frente a la terminal donde nos han pateado los autos, nos han hecho varias cosas. Bueno, nos habíamos puesto de acuerdo en esto: en cancelar la entrada a la plazoleta, porque si no esto era una cacería de brujas, así que yo fui junto a otros chicos a las calles aledañas para advertir y decir, no entren, porque no es un control de tránsito legal, le digo ilegal, porque un control de tránsito normal se hace con los conos, aquí están todos ocultos y a medida que van haciendo multas, el camión va y viene”. 

“Yo estaba justo a una cuadra, en Río del Valle y avenida Illia. En eso que estaba atajando, yo creo que les advertí como a cinco o seis UBER; la mayoría me daba las gracias. Viene una persona, que no la conozco, de rojo, a increparme que me corra porque lo que estaba haciendo ahí era algo ilegal, porque no estaba dejando trabajar a los de Tránsito, incluso uno de Tránsito se me acercó, un flaquito morocho, a decir que libere la calle, porque estaba haciendo algo ilegal, que las leyes, el otro que estaba filmando me decía que me iba a poner una denuncia. Yo les dije, ustedes son ilegales, porque están mandados por los taxistas y remiseros. Porque esto no lo hacen porque los mandan, porque o le pagan o están en connivencia con esta gente, porque no hay forma de que lo hagan. No son de hacer ese control de Tránsito generalmente a esa hora”, continuó.

“En todo esto, los que estaban en la plaza, me dice otro chico, subieron en un auto blanco y salieron fuerte, parece que dieron vuelta por la Illia, cuando siento que me gritan cuidado que ahí vienen, lo siento detrás de mí, muy cerquita, me quiero escapar y el mismo de rojo me pone el pie, ya siento que me empiezan a patear, a pegar, intento querer seguir escapando, pero uno giró detrás en una camioneta roja, ese es el que me agarra; me tiró al piso y todo lo que vieron en el video, no tuve tiempo de escapar, nada”. 

“Le doy gracias al chico que filmó, que no me acuerdo si es Joaquín o Valentín, porque yo creo que gracias a que estaban filmando salieron corriendo. Porque si no había nadie, no sé si no me pasa lo que le sucedió al chico este, Báez Sosa” y, por último, contó lo que sintió: “es una impotencia terrible, yo me quería levantar y no me dejan, te querés parar y de nuevo al piso. En la cara no me pegan, porque yo me cubría con mis propias manos y ellos me pegaban y por eso tengo los moretones en la cara”. 

Finalmente, Borgogno reflexionó: “Nunca tuve problemas con nadie, en más, ni quería ir a pelear, solo quería advertirles a todos los UBER, porque es realmente una impotencia, no sé si la gente de Tránsito sabrá, el intendente, Gustavo Saadi, a quien le pido encarecidamente que regule esta actividad porque ya estaba aprobada por la Legislatura, tenemos ahí la copia, se publicó en el Boletín Oficial el 23 de enero. Falta que ellos dicten la ordenanza, no la dictaron, estarán de vacaciones, qué sé yo, igual tengo un fallo de la Corte Suprema que dice que UBER es legal”. 

Por último, en cuando al video donde se observa a uno de sus agresores con sangre en el rostro, Borgogno negó algún tipo de agresión de su parte, “yo solo fui a advertir, no agredí a nadie”.

Comentarios