El presidente de Ecuador, Rafael Correa.

"Salgo como presidente o como cadáver...”

Desde el Hospital de Quito.
viernes, 01 de octubre de 2010 00:00
viernes, 01 de octubre de 2010 00:00

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, volvió a hablar desde su habitación del hospital policial de Quito. "No me siento a salvo", aseguró, al tiempo que afirmó que todavía no pudo abandonar el lugar debido al cerco que mantienen efectivos rebeldes.
Correa agradeció el respaldo recibido por sus pares latinoamericanos, al tiempo que ratificó que no cederá ante las demandas de los efectivos sublevados. Asimismo, dijo sentir una "pena profunda por la situación que vive Ecuador, como ya la vivieron Honduras y Bolivia".
El mandatario ecuatoriano contó que ya le fue quitado el suero colocado tras sufrir -más temprano- un principio de asfixia debido a una bomba lacrimógena. Y aseguró estar listo para abandonar el hospital, mientras reveló que ha recibido a más de tres delegaciones policiales que admitieron su desinformación frente a las reivindicaciones salariales que detonaron la insubordinación.
El mandatario responsabilizó del hecho nuevamente a fuerzas de Sociedad Patriótica, partido del ex presidente Lucio Gutiérrez (2003-2005) y reiteró que no se abrirá el diálogo mientras no se depongan actitudes de fuerza. La que se inició ayer es la más fuerte crisis que enfrenta Correa desde su ascenso al poder, en 2007.
Tras agradecer al pueblo por el apoyo, Correa indicó que "el operativo de rescate al presidente de parte de fuerzas especiales está listo hace rato". Y aseguró: "No he querido dar autorización para evitar pérdidas de vidas humanas y para esperar" que los sublevados "recapaciten", comentó el gobernante.
Correa aseguró que sabía lo que se jugaba al asumir la presidencia de la república: "No estoy aquí para calentar el puesto, yo no voy a firmar nada bajo presión y no voy a claudicar. Primero muerto antes que la vida, de aquí salgo como presidente o me sacan como cadáver", reiteró.

UNASUR

Tras una convocatoria de emergencia, presidentes de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) se reunían anoche en Buenos Aires para intentar mediar en la crisis que mantiene en vilo a Ecuador tras la revuelta policial y expresar su apoyo al presidente Rafael Correa.
Cristina Kirchner dialogó ayer con casi todos los presidentes de la región para convocarlos a medida que vayan llegando, para tratar la sublevación que vive Ecuador. Por ello, debió suspender su presencia en un acto en Concordia, al que asistió Néstor Kirchner.
A su vez, la Presidenta se comunicó telefónicamente con Correa anoche.
El mandatario le dijo a Cristina que “lo tienen secuestrado” y le aseguró que no lo van “a doblegar”. Según informó el portavoz presidencial, Alfredo Scoccimarro, la Presidenta notó a su par de Ecuador “sereno y seguro”, y expresó que ambos mandatarios “quedaron en comunicarse nuevamente”.
La crisis ecuatoriana dejó saqueos, al menos un muerto y varios heridos.

Comentarios

Otras Noticias