Malvinas

Que Gran Bretaña se "abstenga" de realizar ejercicios militares

El Gobierno lo calificó como 'una nueva provocación británica inaceptable'
domingo, 10 de octubre de 2010 00:00
domingo, 10 de octubre de 2010 00:00

El Gobierno entregó a la Embajada del Reino Unido en Buenos Aires una nota formal de protesta por un anuncio de ejercicios militares en las Islas Malvinas, y advirtió que esa decisión podría "generar una carrera armamentística en la región".

La medida fue ordenada por la presidenta Cristina Kirchner desde El Calafate y cumplida por el vicecanciller Alberto D`Alotto, que convocó al Palacio San Martín a la embajadora Shan Morgan y le entregó el documento de queja del gobierno argentino.

La decisión fue tomada luego de que este viernes el Servicio de Hidrografía Naval argentino recibiera una comunicación de fuerzas militares británicas en la cual se anunció "un proyecto de realizar disparos de misiles desde el territorio de las Islas Malvinas", puntualmente desde la costa este de la Isla Soledad.

Así lo informo en conferencia de prensa en la Casa Rosada el vicecanciller D`Alotto, que quedó a cargo de las gestiones bilaterales a raíz del viaje del canciller Héctor Timerman a Alemania.

Con su nota, la Casa Rosada transmitió "su más enérgica protesta ante el ejercicio militar" y "exigió" al Gobierno británico que "se abstenga de llevarlo a cabo", ya que constituye una "provocación inaceptable y es susceptible de generar una carrera armamentística en la región, que se contrapone a la política argentina en la búsqueda de una solución pacífica de la controversia".

"Los ejercicios contravienen el objeto y fin de los acuerdos bilaterales sobre medidas de fomento de la confianza militar vigentes entre ambos países, al tiempo que se suman a la larga serie de acciones bilaterales que el Reino Unido realiza en contravención de la resolución de las Naciones Unidas", indicó la nota.

Y tras refirmar que las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur y el territorio marítimo circundante "son parte integrante del territorio nacional" y se encuentra "ilegítimamente ocupado", el gobierno argentino anunció que el proyecto británico "será puesto en conocimiento del secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, de la OEA, de la Unasur y de "los estados miembros de dichas organizaciones".

Desde su residencia de El Calafate, adonde viajó para descansar durante el fin de semana largo, la presidenta Cristina Kirchner volvió a usar la red Twitter para sentar postura sobre el tema y denunció un "anacrónico uso de la fuerza" por parte del Reino Unido que "viola el derecho internacional".

"He instruido a la Cancillería para que cite a la Embajadora del Reino Unido. Rechazamos y exigimos la suspensión de la actividad bélica", indicó la jefa de Estado y dejó un último mensaje contra los ocupantes de las islas: "¿Piratas for ever?", se preguntó.

Las relaciones entre Buenos Aires y Londres registraron varios picos de tensión a lo largo de 2010 tras la decisión británica de autorizar a empresas privadas la exploración de petróleo en las aguas circundantes a las Malvinas.

En un discurso pronunciado ante la Asamblea General de la ONU en septiembre pasado, la presidenta Kirchner había acusado a Gran Bretaña de hacer "uso y abuso" de sus poderes como miembro permanente del Consejo de Seguridad del organismo internacional y sostuvo que "el caso de Malvinas es muy demostrativo" de esa realidad.
 

Comentarios

Otras Noticias