Km 20/10

martes, 12 de octubre de 2010 00:00
martes, 12 de octubre de 2010 00:00

Tal cual lo pronosticamos desde esta ruta periodística, a no ser que se logre una solución repentina, la presente será una semana difícil para la atención de la salud. Los Autoconvocados volvieron a la protesta, hasta el próximo viernes, y han paralizado los servicios en procura de reivindicaciones salariales que, preferentemente, tienen que ver con la antigüedad. Según de dónde provengan las voces, son los argumentos que se escuchan para justificar o denostar la medida. Hay quienes reconocen que lo que reclaman los trabajadores es justo, pero, desde las veredas del gobierno, se habla del poco tiempo que muchos médicos le dedican al hospital (no todos, por supuesto) o que cuando están, la atención que brindan a los pacientes deja mucho que desear.
**********
Por su parte, los trabajadores señalan que trabajan sin los instrumentos e insumos que se necesitan; que hay mucamas y personal en otras áreas que, efectivamente, prestan valiosos servicios y siguen cobrando desde hace casi una década planes sociales, o sea, cifras irrisorias. Que hay sectores en que deberían contar con cinco enfermeras y sólo tienen una que, evidentemente, no da abasto. Y que estas realidades son bien conocidas por directivos y funcionarios, pero pareciera que les resbalan.
**********
“Los pacientes son demasiado pacientes”, concluyen quienes reclaman mejores condiciones de trabajo y salarios justos. A pesar de sus enfermedades y necesidad de ser atendidos, al saber con antelación que habrá medidas de fuerza, en general asumen que no deben ir al hospital, se resignan y esperan otro día para ser curados. Y surge allí la inevitable comparación: cuando otros sectores laborales toman medidas de fuerza y despliegan acciones hasta violentas, obtienen mejores resultados que ellos, con su prolongada pero pacífica lucha. Como sea, la salud de los pobres es la que sufre las consecuencias. De esto debería tomar nota el gobierno. ¿O a los más débiles se los mima solamente en tiempos preelectorales?
 

Comentarios