Sin distanciarse de Kirchner, Scioli sigue trazando su propio camino

lunes, 18 de octubre de 2010 00:00
lunes, 18 de octubre de 2010 00:00

El gobernador de la provincia de Buenos Aires continuó hoy adelante con su impronta política, que se manifiesta sin estridencias y que, al entender suyo y de su círculo de confianza, lo mantiene en el lugar que más le conviene y mejor le resulta.

Por la mañana se enteró de las declaraciones que realizó Hugo Moyano bien temprano y siguió con normalidad su camino hacia un acto en el distrito bonaerense de General Lamadrid.

Allí, se vio nuevamente con Néstor Kirchner y no hubo –ni habrá- ningún gesto que acuse recibo de los dichos del líder de la CGT, quien dijo que en 2011 elegirá entre Néstor o Cristina y que Scioli no tiene posibilidades de ser Presidente y que lo ve “firme” en la Provincia.

Moyano de este modo, definió su apoyo a uno de los K para la “continuidad del modelo”, archivó su deseo de “un trabajador en Casa de Gobierno” para 2015 y acotó a Scioli al territorio bonaerense; ya en el estadio Monumental había propinado otra frase, al hablar de “un coloquio de la lealtad” en lugar de un coloquio de IDEA, foro empresario del que participó el mandatario bonaerense.

El acto en Lamadrid sucedió, Kirchner habló de que "venimos en nombre del amor y el encuentro, a pasar de tener diferencias, pero con respeto" y no profundizó en un análisis del escenario 2011, donde se definirá si él resulta el elegido, si será su esposa o si finalmente, los números no resultan favorables y la balanza obliga a delegar la pelea en la figura del propio Scioli.

Mientras tanto, el gobernador bonaerense marca su terreno, sin estridencias pero con gestos que resultan elocuentes. Estuvo en IDEA, donde se abrazó con el propio Eduardo Duhalde, saludó a empresarios considerados enemigos por los habitantes de la quinta de Olivos y de allí, viajó hacia la demostración de poder de Moyano.

Hoy, promedió la jornada en la amigable visita a General Lamadrid –donde hubo silencio sobre los temas sensibles- pero el día concluirá con la visita al programa de Joaquín Morales Solá, programa y periodista que no resultan precisamente de la simpatía del kirchnerismo.

Por otro lado, la mirada atenta de Néstor Kirchner hacia el desarrollo de los intendentes del conurbano bonaerense tendrá nuevos capítulos, luego la ausencia casi total de éstos en el acto de la CGT, donde sólo asistieron jefes comunales de extracción sindical o quienes no pueden prescindir de la “amistad” moyanista, contratos de la basura mediante.

El llamado “Grupo de los 8”, que se diferencia en lo político y avisó días atrás de su deseo de contar con policía comunal propia, deberá agrandar en breve su mesa de reuniones: dos importantes intendentes del conurbano y dos más del interior provincial, se sumarán al grupo, si la presión que llega desde la administración central no los intercepta en el camino.

Pero seguramente ese grupo, que no descuida sus relaciones con el gobernador provincial, crecerá y seguirá siendo un protagonista de las futuras decisiones internas de la provincia.

Mientras tanto, Scioli juega, con su estilo moderado y mostrándose con ese perfil de “alguien contemporizador”, como definiera dos días atrás el ex jefe de Gabinete de los Kirchner, Alberto Fernández, quien además lo consideró una instancia superadora de la etapa vigente.

¿También con ellos habrá “amor” y “ni una gota de bronca” como postula en su nuevo tono Néstor Carlos Kirchner?
 

Comentarios

Otras Noticias