km 20/10

sábado, 30 de octubre de 2010 · 00:00

Los afiliados a la OSEP que, por razones de salud, son derivados a centros asistenciales de Córdoba o Buenos Aires, por lo general paran en hoteles contratados por la misma obra social. Al respecto, y por reiterados comentarios que han llegado hasta nuestra mesa de trabajo, no siempre hay un buen trato con personas que, si son derivadas, es porque están enfermas. Es decir, no van de turismo, lo que deberían saber perfectamente los hoteleros. Por caso, la semana pasada hubo un enfermo que debió esperar más de siete horas para que le habiliten una habitación. Todo ese tiempo, debió permanecer en la calle ¡Una calamidad!

******

El conflicto de los trabajadores de la Salud con el gobierno se mantiene en el tiempo y no es bueno que este statu quo de protesta permanezca. Como no lo fue, durante años, el enfrentamiento con los docentes y el perjuicio evidente que se provocó a los alumnos. Aquí se castiga a la comunidad, que es la que sufre las consecuencias de un diferendo que, al parecer, no hay forma de solucionarlo. El ministro Mario Marcolli, lo reiteramos, dio una luz de esperanza y pidió un impasse que fue concedido por los trabajadores, pero a la semana siguiente anunció que, tras las consultas de rigor, resultaba imposible atender el pago del adicional por antigüedad que reclaman las huestes que orientan Gustavo Perea y Graciela Jury, cuya respuesta no se hizo esperar. Anunciaron que toda la semana próxima seguirán las medidas.

******

Y la doctora Jury no anduvo con eufemismos para plantear, con tono de pocos amigos, un panorama nada alentador para la tranquilidad que deben tener quienes trabajan atendiendo la salud de sus conciudadanos. Dijo que a las autoridades del gobierno les parecía más importante ocuparse de “las obras y paredes que del bienestar de los trabajadores que, desde hace tres años, reclaman por condiciones laborales y salariales más dignas”. Lo mejor sería dejar de lado las posiciones extremas, y en su lugar, que haya obras y mejor trato a los empleados. Y, fundamentalmente, que se atienda a la gente como corresponde hacerlo.

Comentarios

Otras Noticias