Km 20/10

martes, 05 de octubre de 2010 00:00
martes, 05 de octubre de 2010 00:00

El director de la Obra Social de los Empleados Públicos (OSEP), doctor Arturo Aguirre, meses atrás tomó una decisión desacertada, aunque inspirada en criterios de justicia. Tenía que aprobar, por una intervención quirúrgica practicada en un centro asistencial privado, el pago a un médico. Al ver los detalles, comprobó que en el horario en que se había realizado la práctica, el profesional que gestionaba el pago debía estar trabajando en el Hospital San Juan Bautista. ¿Qué decidió Aguirre? No pagar la prestación. El error salta a la vista. El director de la OSEP sólo tiene atribuciones para autorizar o no autorizar, tomando en cuenta si la prestación se llevó a cabo. La sanción por la ausencia del galeno, en su horario de trabajo, corresponde al director del Hospital San Juan Bautista o al ministro de Salud, pero no al director de la Obra Social.

El médico afectado, frente a esta situación, amenazó con hacer un juicio, ante la evidente gaffe de Aguirre. Pasado el calor del primer momento y comprendida la equivocación, el jefe de la obra social dio marcha atrás y restituyó al profesional lo que le correspondía cobrar por su prestación. Lo que no se sabe es qué pasó en el Hospital San Juan Bautista. Esto es, si hubo sanción para un médico que, en lugar de estar presto a necesidades de la ciudadanía, estuvo operando en clínicas privadas. El tema no es un caso aislado y cada vez se plantea con mayor asiduidad. Hay que delimitar, y en serio, el trabajo del médico dentro del hospital público, a los efectos de evitar malentendidos y aprovechamientos espurios que terminan perjudicando a los ciudadanos, especialmente aquellos que no tienen más alternativa que el hospital.

Ya que estamos, vamos a hacer un alto en la ruta y nos vamos a detener en este recodo del camino que es la OSEP. El 5 de septiembre publicamos, por la desmesura de los gastos, que en el boletín oficial, todos los martes y viernes, se detallan exhorbitantes pagos por distintas derivaciones. Entonces, nos parece bueno que se haya formado un Comité de Derivaciones para un mejor control. Pero tiene que ser control, no clausurar derivaciones que, en muchos casos, son necesarias.
 

Comentarios

Otras Noticias